30 de octubre de 2020
16 de marzo de 2020

Vigo, Cangas, Marín y Baiona se suman al cierre de playas para evitar aglomeraciones y contagios de coronavirus

Vigo, Cangas, Marín y Baiona se suman al cierre de playas para evitar aglomeraciones y contagios de coronavirus
El Ayuntamiento de Sanxenxo cierra sus playas como medida adicional en el estado de alarma - EUROPA PRESS

   Alcaldes de municipios costeros constatan un aumento de visitantes de fuera de Galicia y piden que, si se quedan, cumplan el aislamiento

   VIGO, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Los ayuntamientos costeros de Vigo, Cangas do Morrazo, Marín y Baiona, todos ellos en la provincia de Pontevedra, han decretado entre este domingo --primer día del estado de alerta-- y este lunes el cierre de sus playas como medida para prevenir las aglomeraciones y evitar contagios del nuevo coronavirus.

   Uno de los primeros municipios en adoptar esta decisión fue el de Sanxenxo, que precisamente en los últimos días experimentó un aumento de personas que se desplazaron desde otros puntos de España para pasar la alerta sanitaria. Por esto mismo, el Consistorio tuvo que apelar el sábado "a la responsabilidad" de sus vecinos y "especialmente de los visitantes".

   Este domingo, la ciudad de Vigo se sumaba a esta iniciativa y, tras una reunión de la comisión local de seguimiento del COVID-19, el Ayuntamiento tomó la decisión de cerrar espacios públicos, entre ellos el paseo de Samil y todas las playas.

   El alcalde, Abel Caballero, ha explicado este lunes que se adoptó esta decisión porque vio "a cientos y cientos de personas que se iban a pasear" por estas zonas. "La cuestión no es que con este tiempo nos vayamos a pasear, la cuestión es que nos quedemos en casa", ha dicho, en declaraciones a los medios.

BAIONA, CANGAS Y MARÍN

   También el Ayuntamiento de Baiona ha decidido cerrar todos sus arenales "sin excepción" a partir de este lunes, tal y como ha avanzado a Europa Press el alcalde, Carlos Gómez.

   El regidor explica que se trata de una medida "disuasoria" y "a mayores" de otras como el cierre de la atención presencial de los servicios municipales. En este sentido, recalca que no se adopta porque hubiese algún problema "fuera de lo común" ni en las playas ni en los paseos.

   En Cangas, el alcalde, Xosé Manuel Pazos, ha ordenado este lunes el cierre de la playa urbana de Rodeira y de otras situadas en Nerga, Viñó y la zona de Cabo Home. Además, el regidor ha avanzado que "la idea es ir extendiéndolo" a todos los arenales del término municipal.

   La colocación de precintos y vallas de obra para cortar los accesos a estas áreas se suma a la prohibición del aparcamiento de autocaravanas en la línea de costa. Y es que, tal y como ha explicado Pazos a Europa Press, la gente no solo se pasó el sábado y el domingo "paseando como un fin de semana cualquiera", lo que dio lugar a "aglomeraciones", sino que también hubo quien optó por pasar el confinamiento del estado de alerta en su autocaravana en lugar de en sus casas.

   Además, el regidor denuncia que "hay bastante gente de fuera, fundamentalmente de Madrid" pero también "del interior de Galicia", que decidió en los últimos días trasladarse a sus segundas residencias situadas en Cangas.

   También en la comarca de O Morrazo, el Ayuntamiento de Marín decretó el sábado el cierre de las bajadas a las playas del municipio en coordinación con la Policía Local, igual que los parques infantiles y canchas deportivas al aire libre, ya que todavía había usuarios en estos espacios.

A CORUÑA Y OTROS MUNICIPIOS COSTEROS

   A pesar de que en Vigo sí se ha adoptado la decisión de cerrar los arenales, en la ciudad de A Coruña, informan fuentes del Consistorio, la mayoría de la gente "está respetando" la situación de emergencia sanitaria.

   Por ello, no ven necesario acordonar estas zonas de costa porque ya en el propio Real Decreto-Ley del estado de alarma se prohíbe a la ciudadanía los paseos salvo para satisfacer necesidades básicas.

   En la provincia de Lugo, el municipio de Viveiro también experimentó durante el fin de semana un incremento de visitantes de otras comunidades autónomas. Desde el gobierno local, según indica a Europa Press la alcaldesa, María Loureiro, ya hicieron un llamamiento "para que no viniese nadie".

   Eso sí, la regidora advierte que los que tengan que desplazarse al municipio, que lo hagan con "los mismos cuidados" que sus vecinos: "Que no salgan de sus casas".

   En cuanto al cierre de espacios públicos, Loureiro indica que lo hicieron con parques infantiles, instalaciones deportivas y espacios culturales, pero todavía no con los arenales porque las fuerzas de seguridad "lo está resolviendo bien". Aunque de momento "no hace falta" cortar los accesos a las playas, admite que "si hay que hacerlo, se hace".

   Tampoco en Ribeira (A Coruña) ven necesario tomar esta medida "porque está bastante controlado" por parte de la Policía Local, tal y como asegura el alcalde, Manuel Ruiz.

   Es la misma situación que en Burela (Lugo), donde el sábado sí que hubo "concentraciones de mucha gente para pasear perros" por la costa, pero, tras la entrada en vigor del estado de alarma el domingo, los vecinos "están respondiendo bien". "Si hubiese algún repunte sí que habría que poner cinta limitadora en las playas", avisa el regidor, Alfredo Llano.