21 de mayo de 2019
4 de octubre de 2014

Vigo y Gondomar recuerdan al 'Rubio de Barreras' por los 25 años de su muerte

Fue detenido, torturado y encarcelado dos años por participar en una manifestación y portar la bandera gallega en Vigo

Vigo y Gondomar recuerdan al 'Rubio de Barreras' por los 25 años de su muerte
EUROPA PRESS

   PONTEVEDRA, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

   'Rubio de Barreras', Sito, 'O roxo de regodeauga', o 'Mozo da bandeira', son algunos de los nombres con que era conocido Javier Alonso Salgueiro, un polifacético sindicalista, asociacionista y militante del Partido Comunista de Gondomar (Pontevedra) que murió con sólo 38 años en un accidente laboral.

   Este sábado se cumplen 25 años desde el fallecimiento del 'Rubio' --así conocido por ser "intensamente pelirrojo"--, motivo por el que vecinos, colectivos y allegados están llevando a cabo estos días diversos actos en su memoria, entre ellos, una mesa redonda, una exposición y la presentación de un libro biográfico.

   Con sólo 18 años, Javier Alonso se unió a las Xuventudes Comunistas y al sindicato Comisión Obrera --actual Comisiones Obreras-- en el astillero vigués de Barreras, donde trabajaba desde un año antes, y así empezó su propia revolución antifranquista en el ámbito sindical y político por los que sería represaliado y acabaría en la cárcel durante más de dos años.

   Precisamente, fue en 1971 cuando, durante una manifestación en Vigo, Javier fue detenido por participar en una movilización "no pacífica", por hacer propaganda ilegal, y por portar una bandera gallega, lo que le granjeó el sobrenombre de 'O mozo da bandeira'.

   Javier fue retenido y torturado por sus carceleros con el fin de sonsacarle información --intento infructuoso-- durante 11 días y finalmente sería condenado a dos años y medio de cárcel por los dos primeros delitos, no así por portar la bandera, gracias a la confusión del informe policial, que le acusaba de llevar una bandera gallega con una "franja en color verde".

   Este domingo, 5 de octubre, a las 12,00 horas tendrá lugar en el Centro Cultural de Chaín, en Gondomar, la presentación de un libro sobre su vida 'Javier Alonso Salgueiro. O mozo da bandeira', escrito Carlos Méixome. Un acto en el que está previsto que intervengan personalidades que estuvieron relacionadas con el sindicalista.

   Ese mismo día, también está previsto el descubrimiento de una placa conmemorativa en su memoria. Asimismo, hasta el próximo día 12 permanecerá abierta al público una exposición en homenaje a Javier, que podrá visitarse entre las 19,00 y las 21,00 horas en el centro cultural.

DESDE LA CÁRCEL

   Pero su ingreso en prisión no se produjo de forma inmediata. Tras 11 días retenido faltando al trabajo, Javier fue despedido y, poco después, empezó el servicio militar en la marina, a pesar de lo que siguió manteniendo su actividad política y sindical.

   Fue así como, dos meses después de regresar a su casa -- a principios de 1974--, se produce un despliegue de la Guardia Civil ante su domicilio, que lo detiene y lo esposa todo un día a la puerta del cuartel para "exhibición y escarnio delante de todo el mundo".

   En esos días se produjo finalmente su ingreso en prisión, desde donde siguió llevando a cabo "una política muy valiente" contra el régimen franquista hasta su puesta en libertad.

   Al salir, el 'Mozo da bandeira', se encontraba sin trabajo pero, gracias a las grandes movilizaciones del año 76, él y otros muchos trabajadores fueron readmitidos en Barreras, donde trabajó hasta su fallecimiento, que se produjo por un accidente laboral en el astillero en el año 1989.

PADRE ENTREGADO

   Su familia lo describe como una persona "exigente consigo mismo y con los demás", como "un hombre serio pero cariñoso" y, sobre todo, como un padre "entregado". Así, su viuda explica que "era el típico padre que se ocupó de sus hijos", una niña y un niño.

   "Sus éxitos políticos le dieron mucha satisfacción pero ser padre para él fue lo más grande, adoraba a sus niños", asegura la que fue su esposa durante ocho años, Fita, que destaca "lo fácil que era convivir" con Javier.

   Además, respecto a la compatibilidad de la vida política y familiar, reconoce que cuando lo conoció "sabía que era así" y acabó "por compartir esas cosas". "Durante los cuatro años de novios me acostumbre a que él era así, fulanito no va a cobrar y los de Barreras vamos a compartir el sueldo con él, vaya falta nos hacía*", recuerda.

ASOCIACIONISTA DE PROFESIÓN

   Así las cosas, Javier Alonso no sólo destacó por su papel revolucionario sindical durante la época franquista, sino que también fue reconocido por su defensa y promoción de la lengua gallega y por su trabajo asociacionista en la parroquia de Chaín, en Gondomar.

   Así, fue el impulsor de varias asociaciones, del centro cultural y de la construcción del primer  sistema de abastecimiento de agua corriente del Val Miñor, creado totalmente por los vecinos y con suministro tanto para ricos como para pobres, ya que las obras podían ser sufragadas mediante pago o con trabajo.

   A mediados de los años 80, el 'Rubio' se desligó del Partido Comunista, a pesar de lo que siguió vinculado a la vida política en el ayuntamiento de Gondomar, donde se presentó como candidato vecinal y fue elegido como concejal hasta en tres legislaturas suponiendo "una auténtica revolución" en el gobierno municipal.

Para leer más