27 de noviembre de 2020
24 de abril de 2006

La Xunta "controlará" cada dos años las ayudas a cooperación para garantizar que llegan a los receptores y son "útiles"

Sotelo asegura que Argentina, Uruguay y Venezuela no pueden ser prioritarios por su renta per cápita pero acepta que sean preferentes

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

La directora xeral de Cooperación Exterior de la Xunta, Fabiola Sotelo, aseguró hoy que la Administración autonómica realizará "controles bianuales y exhaustivos" con "personal especializado" para comprobar que las ayudas gallegas llegan a los países receptores "en su máxima cuantía" y que los proyectos en los que se gastan "son de la mayor utilidad".

En su comparecencia en el Parlamento para presentar y aprobar el 'I Plan director de la cooperación gallega para el desarrollo 2006-2009', Sotelo afirmó que ésta es "una de sus preocupaciones" desde que asumió el cargo, pues reconoció que aunque antes se llevaba a cabo algún control, éste era "superficial por falta de recursos financieros".

Además, indicó que este plan se marca como objetivo "dedicar a su término en el año 2009 el 0,4% de los presupuestos de la Xunta de Galicia para la cooperación y el desarrollo, incrementándose en un mínimo del 50% anual". Este ejercicio se destinan a este fin 6,7 millones, el 0,08% del presupuesto autonómico.

Fabiola Sotelo precisó que el 70% del total se dedicará a 17 "países preferentes", que son Angola, Cabo Verde, Guinea Bissau, Mauritania, Mozambique, Namibia, Senegal, Bolivia, Ecuador, Perú, Cuba, República Dominicana, Haití, Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua.

Ante la petición de los grupos parlamentarios del PP, PSOE y BNG de que también Argentina, Uruguay y Venezuela fueran considerados prioritarios, la directora xeral explicó que no puede ser así "por superar un mínimo de renta per cápita", pero se comprometió a que sean "países preferentes" para la cooperación de la Xunta de Galicia.

Sotelo apuntó que se prevé "garantizar que la atención a las necesidades básicas no baje del 27% total de la ayuda" y añadió que el 21% será para promoción del tejido económico, el 16% para procesos ponderación --especialmente de las mujeres--, entre un 7% y 8% a inversiones en el ser humano, un 7% a medio ambiente y ayuda humanitaria o de emergencia y otro 7% a fortalecer a los agentes de cooperación.

INTENTAR CODESARROLLO

En cuanto al codesarrollo, también demandado por los grupos parlamentarios a la Xunta, la directora xeral dijo que "no es fácil", pero que se buscará que los emigrantes en Galicia de países con los que se coopera puedan "participar" en los proyectos que se realicen en sus lugares de origen.

Por su parte, el diputado popular Aurelio Miras Portugal agradeció a la directora xeral que decidiese recoger las aportaciones del borrador del Plan Director de Cooperación realizado por el anterior Gobierno autonómico y pidió que "se visualicen" las ayudas gallegas porque cada país "tiene una marca".

Margarita Pérez Herráiz, del PSdeG, celebró que se considere "un derecho" el lograr las condiciones mínimas para vivir con dignidad y reclamó "una mayor implicación" de la Administración gallega en el desarrollo de los países pobres.

El parlamentario del BNG Pablo González Mariñas se refirió a la necesidad de "reforzar el principio de responsabilidad compartida" entre donante y receptor para que los recursos se utilicen de la manera "más eficaz y eficiente".

APROBADA POR UNANIMIDAD

Tras el debate, los tres grupos parlamentarios aprobaron por unanimidad el Plan Director de Cooperación y otras 10 resoluciones, entre las que se encuentran considerar "preferentes" los países de Argentina, Uruguay y Venezuela y que los 17 "prioritarios" concentren "como máximo el 70%" de toda la ayuda del Gobierno gallego.

Además, populares, socialistas y nacionalistas acordaron insta a la Xunta a que incluya mecanismos para evitar mantener cooperación con aquellos países que no se corresponsabilicen de la ayuda que reciben por parte de Galicia.