15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 23 de junio de 2009

    La Xunta garantiza gestión "transparente" al incluir ya en sus cuentas de 2010 a fundaciones y consorcios públicos

    PSdeG y BNG, que se abstuvieron, abogan por una reforma integral de la Ley de Régimen Financiero para hacer "presupuestos de calidad"

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El Parlamento de Galicia aprobó hoy, con los votos a favor del PPdeG y las abstenciones de PSdeG y BNG, que los presupuestos de la Xunta incluyan en 2010 las cuentas de agencias, fundaciones y consorcios financiados por la Administración gallega, a través de una reforma de la Ley de Régimen Financiero y Presupuestario.

    Para la conselleira de Facenda, Marta Fernández Currás, la "intención" de la reforma que defendió ante el pleno de la Cámara es "la búsqueda de instrumentos" que logren "una gestión transparente y eficaz" de las cuentas gallegas, al tiempo que justificó la "urgencia" de esta reforma, que se tramitó por el procedimiento de lectura única, en la necesidad de que esté operativa ya para articular los presupuestos del próximo año.

    Aunque los portavoces de PSdeG y BNG, María José Caride y Fernando Blanco, no discreparon con la conselleira en la necesidad de que los presupuestos integren todas las entidades que financia la Administración gallega --que antes eran controladas por la Intervención Xeral--, coincidieron en que la lectura única no es el procedimiento adecuado, puesto que impide a los grupos hacer aportaciones.

    "Creemos que se pierde una buena oportunidad para profundizar en la reforma de la ley", insistió Blanco, del mismo modo que la ex conselleira de Política Territorial, quien lamentó la "ocasión perdida para abordar una reforma integral". "Hacen una reforma pobre que no obedece a las necesidades que ustedes mismos explicitan", espetó Caride.

    Por ello, socialistas y nacionalistas solicitaron "que no se haga" esta modificación. "Hagamos juntos una nueva ley que cubra todas las deficiencias y singularidades de Galicia", ofreció la diputada del PSdeG. "Ahí nos encontraremos", invitó el parlamentario de la formación frentista.

    "MAQUILLAJE"

    María José Caride criticó que la reforma aprobada hoy supone "una operación de maquillaje" y "un parche", puesto que la citada modificación "no aborda todo lo necesario". "Sólo afecta a la imagen", censuró.

    Frente a esto, defendió la necesidad de crear unos presupuestos "de calidad" y que, en un "plena crisis", introduzcan "criterios de plurianualidad" y "medidas para reactivar la economía". Además, solicitó que "no se eliminen" herramientas como el déficit y el endeudamiento para "mejorar la calidad de vida de los gallegos".

    "No estamos en desacuerdo con la reforma, pero es raquítica, pobre, nada novedosa", criticó la socialista, al tiempo que insistió en la necesidad de "abordar una modificación integral".

    "DEFICIENCIAS JURÍDICAS"

    Por su parte, el ex conselleiro de Innovación e Industria alertó de la "dificultad" de poner en práctica la reforma aprobada hoy por "deficiencias jurídicas". En este sentido, se refirió a que pueden surgir "duplicidades" por la colisión entre la Ley de Fundaciones y la Ley de Régimen Financiero.

    "Retire esta reforma y plantee una integral", reiteró el diputado nacionalista, tras evidenciar "una contradicción entre lo que se quiere aprobar y lo que se puede aplicar".

    Por último, reprobó que se trata del tercer proyecto que el Gobierno gallego lleva al Parlamento a través del procedimiento de lectura única y lo atribuyó a su "miedo a debatir con los grupos".

    En cuanto al portavoz del PPdeG en esta cuestión, Pedro Puy, se mostró "sorprendido" por los argumentos utilizados por los partidos que conforman la oposición. "La reforma es necesaria, imprescindible y urgente", reivindicó, y justificó esta afirmación en que el control parlamentario significa "respeto a los ciudadanos".