7 de agosto de 2020
23 de septiembre de 2009

La Xunta gastó 90.000 euros en una campaña para informar sobre la encuesta del gallego que duró dos días

Rueda sitúa a Galicia "a la vanguardia" en el trabajo de adaptar las normas autonómicas a la directiva de servicios de la UE

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, reconoció hoy en el Parlamento de Galicia que la Xunta gastó 90.000 euros en la realización de una campaña para informar a los padres sobre la encuesta del gallego en la enseñanza, que duró dos días, y tradujo el coste "en menos de medio euro por alumno", a razón de las 194.000 familias que participaron en la consulta.

En respuesta a una cuestión parlamentaria formulada por el diputado del PSdeG José Manuel Lage Tuñas, el titular de Presidencia defendió la "política de austeridad" de la Xunta, pero justificó la campaña en base al principio de "transparencia". "Queremos que los padres se enteren y participen", argumentó y recalcó que la inversión acometida es "razonable, lo mínimo posible".

Frente a ello, Lage Tuñas aseguró que el Gobierno gallego sólo se ajusta al principio de austeridad "cuando le interesa" y sumó los 90.000 euros invertidos en promocionar la encuesta del gallego a los "casi 200.000 euros" que, según dijo, gastó la Xunta en una segunda campaña informativa sobre el nuevo modelo de ayudas para los libros de texto". "Casi 2.000 niños gallegos tendrían libros gratuitos con esos 300.000 euros", censuró.

En su réplica, Alfonso Rueda insistió en la "austeridad" del nuevo Ejecutivo y la contrapuso con la acción del anterior Gobierno bipartito, que tenía "tres organismos para hacer encuestas". "Sólo la Secretaría Xeral de Análise e Proxección costaba más de 900.000 euros", denunció el conselleiro.

Por último, manifestó su deseo de que lo que "molesta" a los socialistas no sea que se "consulte" a los padres sobre "temas importantes" y reiteró que esto "se seguirá haciendo" para no repetir "errores del pasado". "Ustedes no entendieron que a la gente hay que preguntarle las cosas", señaló y concluyó que "eso le pasó factura en las urnas".

DIRECTIVA EUROPEA

Por otra parte, Alfonso Rueda aseguró que Galicia está "a la vanguardia" --junto con Andalucía-- de las comunidades españolas en el trabajo para adaptar una veintena de normas autonómicas a la Directiva Europea de Servicios y reclamó al Gobierno central "que haga los deberes" --con el diseño de una 'ley ómnibus'-- para que España "llegue a tiempo".

En todo caso, garantizó que la comunidad gallega "sí llegará a tiempo" y que Galicia contará con la normativa "necesaria" para la adaptación de la Directiva Europea de Servicios "en forma definida y tiempo récord".

Según explicó Rueda, su departamento trabaja con el objetivo de cerrar en octubre el borrador de un anteproyecto propio de 'ley ómnibus', recabar en noviembre los informes preceptivos y que el Consello de la Xunta apruebe la normativa en diciembre de este año.