7 de abril de 2020
6 de septiembre de 2008

La Xunta prevé que en 24 o 48 horas todo el Lagares estará tratado contra el vertido y los daños serán "despreciables"

Los técnicos municipales aconsejan demoler "de forma inmediata" los restos de la nave en pie ante el riesgo de derrumbamiento

VIGO, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

El conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, aseguró hoy que en 24 o 48 horas todo el cauce del río Lagares estará tratado contra el vertido derivado del incendio de una nave del polígono industrial de O Gorxal, en el que estaba emplazada una empresa de productos químicos de limpieza. A consecuencia de las llamas, se produjo una fuga de lejía, alcohol y detergente que afectó a esta cuenca.

Según confirmó, el "aporte de contaminantes" al cauce del río "está cortado completamente, una circunstancia que se complementó con la implantación de "un sistema de bypass" en el origen del vertido y los trabajos que los operarios de Tragsa y Augas de Galicia realizaron al agua embalsada.

En concreto, el personal dependiente de Medio Ambiente trató con carbón vegetal el agua acumulada "para desactivar las sustancias contaminantes" en las tres zonas en las que fue dividido el cauce del Lagares, mediante tres diques creados con sacos de arena.

Pese a reconocer que ha habido "mortalidad" en "algunos puntos" del río, Vázquez aseguró que las sustancias procedentes de la firma de productos de limpieza no alcanzaron la desembocadura del Lagares. También señaló que los contaminantes están cada vez más diluidos e insistió en que los daños "serán reducidos" porque los componentes vertidos "son biodegradables".

Por su parte, la conselleira de Pesca, Carmen Gallego, informó de que técnicos "con experiencia" del Servizo de Gardacostas de Galicia colaboraron desde primera hora de hoy en las labores de lucha contra el vertido. Entre las actuaciones impulsadas, aseguró que desplegaron diez metros de una barrera rígida, similar a la empleada en el muelle de trasatlánticos del puerto de Vigo, en el tramo del río que transcurre por la parroquia de Sárdoma --Avenida de Madrid--.

Aunque reiteró que los componentes contaminantes no alcanzaron el mar, manifestó que, en caso de que lleguen a la desembocadura del río Lagares "el daño será absolutamente despreciable", dado que, como explicó, los detergentes están muy diluidos en el agua. Sin embargo, Gallego destacó haber informado de la situación a la Cofradía de Pescadores de Vigo.

RIESGO DE DERRUMBE

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, informó, por su parte, de que, los técnicos municipales aconsejaron, tras una primera inspección, demoler "de forma inmediata" los restos de la nave en pie ante el riesgo de derrumbamiento de la estructura que no se ha venido abajo, esto es, la parte de los muros exteriores que quedaron doblados hacia dentro a consecuencia del fuego.

El regidor olívico avanzó que el lunes los responsables de Urbanismo del Ayuntamiento decidirán cómo se efectúa esa demolición. Ese mismo día, representantes de las consellería de Industria, Traballo y el Instituto Galego de Promoción Económica (Igape) abordarán junto a Caballero las posibles soluciones para las entre 15 y 20 empresas que albergaba la gran nave "para que puedan reanudar cuanto antes su actividad".

El alcalde apuntó además de que, salvo unos "pequeños rescoldos", el incendio quedó completamente extinguido, aunque los técnicos no han podido inspeccionar su interior dadas las altas temperaturas que todavía se registran en su interior.

Caballero indicó, además, las dimensiones de la nave, que ocupaba un espacio de 50.000 metros cuadrados --casi diez campos de fútbol--. También explicó que las primeras hipótesis sobre las causas del incendio apuntan a que se originase al fondo del almacén de la gran nave, justo en la zona correspondiente a la empresa de productos químicos de limpieza Quimi-Zor.

El fuego podría haberse iniciado en una de sus furgonetas, según manifestó, aunque recordó que las causas no se conocerán con exactitud hasta que se haya completado la investigación.

VIGILANCIA

Caballero anunció que un retén de los Bomberos de Vigo permaneció toda la tarde y estará toda esta noche en la zona, así como diversos efectivos de la Policía Local que, patrullarán también las próximas 24 horas.

Su objetivo es vigilar que ningún vehículo circula por la Avenida da Ponte, que transcurre delante de la nave incendiada, ante el grave riesgo de derrumbe.

ESPUMA DEL VERTIDO EN BALAÍDOS

El regidor aseguró, además, que la espuma producida por el vertido de lejía, detergente y alcohol en el río Lagares llegó ya a la zona de Balaídos --situada en la parte baja de la ciudad, a varios kilómetros de donde se sitúa la nave, en el barrio de Cabral--.

Pese a subrayar que "de momento" no ha alcanzado la parte más cercana al mar, Caballero, insistió en que "por precaución" se instalaron barreras de contención y bombas para extraer esa espuma "en caso de que llegue". Asimismo se colocó una bandera amarilla en la playa de Samil, como medida de prevención.