8 de marzo de 2021
17 de agosto de 2009

La Xunta rescatará "lo positivo" de los planes acuícolas de Fraga y el bipartito en el menor tiempo posible

Rosa Quintana afirma que si le corresponde una indemnización a Pescanova "habrá que tramitarla o llegar a algún tipo de acuerdo"

A CORUÑA, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

La conselleira do Mar, Rosa Quintana, aseguró hoy que la Xunta tratará de rescatar "lo positivo" de los planes acuícolas de la época de Manuel Fraga (2005) y del bipartito (2008), al tiempo que se comprometió a realizarlo en el menor tiempo posible.

Así lo apuntó hoy durante el acto de presentación de las dos nuevas embarcaciones para Salvamento Marítimo en la Capitanía del puerto de A Coruña, en el que Quintana mandó un mensaje de tranquilidad a todas las empresas que quieran invertir en Galicia.

Preguntada por cómo tiene previsto afrontar la polémica surgida en el sector acuícola, tras la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia en la que se anula el acuerdo del bipartito de 2006 (por el que se modificó el Plan Acuícola de Fraga), la conselleira do Mar aseguró estar trabajando para buscar una fórmula que "dé estabilidad jurídica al sector", algo que --afirmó-- "no tardará mucho".

"Son trámites burocráticos que llevan horas de trabajo, pero no días", comentó Quintana, quien dejó claro que la Xunta no esperará a un fallo del Tribunal Supremo para autorizar proyectos acuícolas, porque "puede tardar años" y de ahí que busque fórmulas para dar seguridad jurídica a las inversiones.

En este sentido, Quintana subrayó que los expedientes de 2008 que sólo supongan ampliaciones "ya se están tramitando", y que el único problema se encuentra ahora en "encajar" los del 2006 en el marco jurídico actual y "respetando los impactos medioambientales". En total, hay en torno a 22 expedientes encima de la mesa.

INDEMNIZACIÓN

Por otra parte, preguntada por si el Gobierno Autonómico tiene pensado abonar alguna indemnización económica a Pescanova, en relación al recurso de responsabilidad patrimonial presentado por la empresa acuícola, la titular de Mar indicó que, "de momento, no se ha tenido en consideración", pero matizó que, si le corresponde, "habrá que tramitarla o llegar a algún tipo de acuerdo".

La polémica surgió a raíz de que trascendiese públicamente la sentencia del alto tribunal acerca del recurso presentado por Insuíña S.L. (a la que pertenece Pescanova) contra el acuerdo de 22 de junio de 2006 del Consello de la Xunta, por el que se modificaba el Plan Acuícola de la era Enrique López Veiga.

El fallo judicial se basa en que la Xunta de socialistas y nacionalistas eligió un procedimiento legal "no previsto" para subsanar el error (que es la falta de declaración de impacto ambiental que detectó el bipartito). Sin embargo, aunque el magistrado advierte la ausencia de declaración de impacto ambiental en el Plan Acuícola de 2005, no juzga este hecho, ya que no forma parte del recurso.

Así, el juez explica que la ausencia de la declaración de impacto ambiental "podría ser determinante para la nulidad de pleno derecho" del Plan Acuícola de 2005, es decir, que si faltaba este requisito y se demostraba, el proyecto de la época Fraga quedaría automáticamente sin efecto. No obstante, sobre este extremo, la conselleira do Mar, Rosa Quintana, incidió en que en 2005 "no era necesario" incluirlo, ya que la legislación vigente ese año sólo obligaba a realizar este requisito en función de cada proyecto individual que pretendiese instalarse.