31 de marzo de 2020
23 de enero de 2019

Cofradías gallegas denuncian que la pesca artesanal "no está siendo tenida en cuenta como debería" por la UE

BRUSELAS, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación Galega de Confrarías de Pescadores, José Antonio Pérez Sieira, ha asegurad este miércoles en el Parlamento Europeo que el sector se siente "abrumado y preocupado" por la normativa europea que regula el reparto de cuotas y ha denunciado que la flota artesanal "no está siendo tenida en cuenta con la debida atención que debería".

"Les quiero transmitir que nuestro sector se siente abrumado y preocupado por la normativa europea en esta materia (reparto de cuotas). En muchos casos se desconocen las implicaciones que tendrán para nosotros y queríamos que la flota artesanal a pequeña escala y sostenible no está siendo tenida en cuenta con la debida atención que debería a pesar de su elevada contribución socioeconómica", ha criticado en una mesa de debate sobre el futuro de la pesca artesanal en el bloque comunitario.

Durante su intervención, Pérez Sieira ha remarcado que la pesca artesanal "desempeña un rol clave" en el "sostenimiento económico de las comunidades costeras gallegas", con pueblos en los que hasta el 47% de la población vive del mar. "Queremos seguir manteniendo nuestros pueblos marineros vivos gracias al mar.", ha defendido.

Así, ha insistido en la reivindicación de que la pesca artesanal debería quedar excluida del sistema de Totales Admisibles de Capturas (TAC) y cuotas. En cualquier caso, ha reclamado una "mejor y más acertada" asignación de las mismas, tanto a nivel europeo como estatal. Puesto que, aunque las capturas de las especies incluidas en este sistema representan sólo el 14% de la facturación total del sector artesanal, "cualquier aumento en estos años traerá efectos positivos en el empleo".

Por otro lado, ha mostrado su "preocupación" por la aplicación de los derechos transferibles a la pesca artesanal, debido a la "inexistencia de estudios científicos que recomiendan su uso" y a "los posibles impactos económicos y sociales negativos" sobre la flota.

Con respecto a la obligación de desembarque, que entró en vigor el 1 de enero de 2019, el presidente de la Federación Galega de Confrarías de Pescadores ha asegurado que la flota artesanal está convencida de que "es necesario acabar con los descartes", pero para ello "sólo debemos avanzar desde el sector".

"Nosotros hemos hecho los deberes", ha reivindicado, para después señalar que el volumen de descartes de la flota artesanal gallega "es bajo" (entre el 0% y el 5% del volumen total de capturas) y advertir de que la prohibición de los descartes podría suponer unas pérdidas económicas de 60 millones de euros anuales para la flota de artes menores y afectar a casi 3.000 pescadores y 11.000 personas en todo el litoral gallego.

"Debemos estar atentos para que este cruce en el sistema de TACs y cuotas y la obligación de desembarque no reste sostenibilidad económica y social a nuestra flota", ha expresado Pérez Sieira al finalizar su intervención.

Para leer más