19 de noviembre de 2019
  • Lunes, 18 de Noviembre
  • 22 de septiembre de 2008

    Pesca.- El BNG insta a Pesca a investigar si el vertido químico de la ría de Pontevedra procede de ENCE

    La Xunta vincula el episodio contaminante con el emisario submarino aunque minimiza los efectos del incidente

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El BNG solicitará "formalmente" a la Consellería de Pesca que investigue si el vertido químico registrado el 6 de agosto en la Ría de Pontevedra procede de ENCE-Elnosa, tras confirmar hoy el director xeral de Recursos Mariños que el origen de este episodio contaminante podría ser el emisario submarino --conducto que canaliza las aguas desde el complejo industrial hasta la Isla de Tambo--.

    Así lo manifestó el portavoz de Pesca de la formación frentista, Bieito Lobeira, a raíz de los datos aportados por el titular de Recursos Mariños, Antonio García Elorriaga, sobre el vertido químico durante su comparecencia parlamentaria en la comisión de Pesca.

    "Si el vertido procede del emisario submarino, efectivamente el responsable es ENCE-Elnosa, que es quien lo usa", dedujo el portavoz nacionalista después de que el director xeral avanzara que la contaminación se había originado en el "fondo de la ría" y no era, por tanto, un vertido de superficie.

    A este respecto, expuso que el emisario submarino lleva unos 20 o 25 años en funcionamiento y que se creó para trasladar los "vertidos" que la pastera y Elnosa realizaban delante de sus instalaciones, en medio de la autovía que enlaza Marín y Pontevedra, hasta la una zona un poco más exterior, la del entorno de Tambo.

    "No se sabe con certeza", señaló García Elorriaga, pese a reiterar en diversas ocasiones la vinculación de esta sustancia contaminante al emisario submarino. "No hubo mancha ni olor que pudiera identificar el origen del vertido", manifestó. Por ello, instó a aguardar los resultados de las muestras tomadas por responsables de Augas de Galicia y a la investigación abierta por la Consellería de Medio Ambiente.

    También reconoció que "lamentablemente" las primeras indagaciones no han permitido identificar a los "infractores" y que su departamento no cuantificó los daños o pérdidas derivados del episodio contaminante, una circunstancia que atribuyó a la falta de reclamaciones.

    DISCREPANCIAS SOBRE LA GRAVEDAD

    El director xeral discrepó con Lobeira con respecto a la gravedad del vertido, que, según el diputado del BNG, provocó una mortalidad de especies pesqueras y marisqueras, sobre todo en las proximidades de Campelo. Así, calificó de "devastadores" los efectos de este vertido.

    A este respecto, destacó que uno de los principales afectados fue una depuradora instalada en esta zona del litoral de Poio (Pontevedra) que, según Lobeira, perdió el 100 por ciento de los moluscos que estaba tratando en ese momento, dado que se abastece de agua de mar.

    Por su parte, el titular de Recursos Mariños admitió la presencia de peces muertos aunque minimizó la gravedad del episodio, que calificó de "leve". García Elorriaga descartó, además, que se registrase "una mortalidad importante", sino que, por el contrario, apuntó que el impacto "no fue muy apreciable" en los sectores pesquero y marisquero de Campelo.