18 de junio de 2019
  • Lunes, 17 de Junio
  • 9 de marzo de 2014

    Más de 500 ONG reclaman el fin de la sobrepesca de arrastre en aguas profundas para evitar daños irreversibles

    MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El representante de la Deep Sea Conservation Coalition (Coalición para la Conservación del Fondo Marino), Alex Bartolí, ha reclamado la prohibición progresiva de la pesca de arrastre en aguas profundas del Atlántico y Europa noroccidental para evitar daños irreversibles en numerosas especies de flora y fauna marina.

    Así, el portavoz de DSCC, que representa a unas 570 ONG entre las que se incluyen varias asociaciones de pescadores, aspiran a que se acometan cambios normativos para defender la biodiversidad de los fondos marinos y la sostenibilidad de la pesca. El pasado mes de diciembre el Parlamento Europeo firmó una resolución en esta dirección que aún no ha sido tramitada en la Comisión Europea y que modificaba la normativa actual, aprobada en 2002 y que, según Bartolí, "ha resultado ser un desastre".

    El consultor señala que de las 54 especies de profundidad con fines pesca, "tan solo" 26 tienen evaluaciones continuas sobre el estado de sus poblaciones y ha alertado de que 18 de estas 26 están consideradas en "estado crítico". Las Aguas Profundas esconden la reserva más grande de especies marinas del mundo, que son más vulnerables que otras debido a las extremas condiciones biológicas a las que se encuentran.

    "Una pesquería mal gestionada es poco sostenible a largo plazo", ha advertido el experto, que ha explicado en una entrevista con Europa Press que su recuperación es difícil por el medio en el que viven, porque son especies de vida larga que se reproducen muy lentamente y cuya maduración sexual es tardía, por lo que no soportan bien la presión pesquera.

    En este contexto, ha señalado que la Deep Sea Conservation Coalition ha lanzado una campaña para apoyar la propuesta inicial de la Comisión Europea, consistente en modificar esta normativa aprobada hace dos años, al tiempo que pide a las instituciones comunitarias "mayor celeridad".

    ECOSISTEMAS MUY SENSIBLES

    La coalición aspira a que por ley se termine con la sobrepesca en aguas profundas, que únicamente se permita la pesca de forma sostenible y en base a los criterios científicos y el estado de las poblaciones. Según ha añadido, el objetivo es minimizar las capturas accidentales de especies no objetivo y prohibir las capturas de las especies más vulnerables.

    En la pesca de profundidad, las artes más utilizadas son las de arrastre, que causan "graves daños en los ecosistemas" y a especies como las esponjas, corales, flora y montes submarinos, que pueden tardar miles de años en recuperarse y que sirven de lugar de cría y refugio de numerosas especies de peces. De este modo, reclama que se realicen estudios de impacto ambiental en nuevas áreas de pesca para conocer qué hay en el fondo y los daños que se están produciendo con la pesca de arrastre.

    Asimismo, la Coalición quiere que se elimine definitivamente y de forma progresiva las artes de pesca más lesivas para los fondos marinos porque el arrastre, según ha recordado Bartolí, "es un arte nada selectivo". "Se calcula que para capturar una especie objetivo se pescan otras 100 especies que luego son descartadas por la borda", ha denunciado.

    Respecto a las especies comerciales de profundidad, ha dicho que principalmente se consumen en Francia y, entre ellas, ha citado al granadero de roca, el prosmio, o el sargo con punto. El experto ha añadido que las pretensiones de la coalición no significan que se prohíba totalmente la pesca de arrastre, sino que las que se dirigen a especies profundas. Por ejemplo, el rape es una especie que se pesca a bastante profundidad y, sin embargo, no está en el listado de 54 especies de esta pesquería, por lo que no se vería afectada por la aplicación de la norma.

    ESPAÑA Y FRANCIA, EN CONTRA

    En este contexto, ha indicado que la postura de España en la Comisión Europea es opuesta a la reforma a pesar de que no es el país con mayores intereses en esta pesquería, sino que es Francia. Sin embargo, el representante de la Coalición cree que España tiene "ciertos intereses" que le llevan a aliarse con Francia y, ha acusado a ambos países de provocar retrasos en la evolución normal del trámite de esta normativa.

    "No es normal que una propuesta de la Comisión de julio de 2012 no haya conseguido aún llegar a una postura de consenso. Hace dos meses se votó en el Parlamento Europeo y solo se ha celebrado una pequeña reunión en la Comisión", ha criticado.

    En particular, sobre la postura de España, ha manifestado que, con algunas excepciones, el Gobierno apoya el texto del Parlamento Europeo que incluye la evaluación de impacto de pesquerías en aguas profundas así como la protección de ecosistemas marinos vulnerables. Al mismo tiempo, sin embargo, está en contra de "cualquier eliminación o prohibición del arrastre d fondo o de las redes agalleras de fondo" y pretende "debilitar el ya débil texto del artículo 9 del PE".

    La propuesta inicial de la Comisión Europea preveía en su artículo 9 la eliminación progresiva del arrastre de fondo y las redes agalleras de fondo usados en una pesca dirigida a especies de aguas profundas. Es decir, no proponía eliminar toda la pesca en aguas profundas sino limitar el uso de las artes de pesca más destructivas utilizadas sólo por determinados barcos. Tanto la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo (PE) como el pleno mejoraron la propuesta de la Comisión Europea en varios aspectos como, por ejemplo, mediante requisitos para hacer estudios de impacto ambiental así como identificar y proteger ecosistemas marinos vulnerables.

    Sin embargo, la propuesta de la eliminación progresiva de las artes de arrastre de fondo y agalleras de fondo (art. 9) fue rechazada, primero en la Comisión de Pesca del PE y después en la sesión plenaria del pasado 10 de diciembre en una ajustada y controvertida votación.

    Finalmente, Bartolí ha dicho que la plataforma está trabajando con distintas ONG para tratar de presionar para lograr que la normativa de pesca en aguas de profundidad se apruebe "lo más rápidamente posible" y que ésta conserve los aspectos positivos del texto final aprobado por el Parlamento Europeo el pasado 10 de diciembre, del que ha dicho que "mejora la normativa actual".