26 de mayo de 2020
12 de agosto de 2008

Pesca.- El paro en el suministro de mejillón a la industria transformadora concluirá "antes de dos semanas"

Los impulsores de Pladimega pretenden "acortar los plazos" para poner en marcha su sistema de distribución

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El paro en el suministro de mejillón a la industria transformadora concluirá "antes de dos semanas", periodo que la Plataforma para la Distribución de Mejillón de Galicia (Pladimega) estima necesario para poner en marcha de su nuevo sistema de regulación de la producción de molusco en fresco y para fábrica.

Los impulsores de la iniciativa, que aglutina a 23 agrupaciones de productores y unas 2.000 bateas, prepara actualmente el mecanismo de gestión de los pedidos y de informatización de todo el proceso. Su objetivo es "hacer las cosas bien" e implantar un sistema de distribución "profesionalizado desde su origen".

Pese a que Pladimega aún está buscando un local donde implantar su sede, no existe duda con respecto a que se ubicará en Vilagarcía de Arousa (Pontevedra). Así lo aseguró hoy en declaraciones a Europa Press el presidente de Opmega, Francisco Dios, quien insistió en que la Plataforma "no pretende afectar a los precios", sino "garantizar" una sincronía en los ritmos de producción para cubrir, de este modo, el ciclo vital del molusco bivalvo.

"Intentaremos acortar los plazos para iniciar la actividad de la plataforma", aseguró, después de indicar que los productores también han dejado de tener ingresos desde que el 3 de agosto decidieran dejar de abastecer a la industria transformadora.

Dios reiteró, no obstante, que mantienen el contacto con empresas cocederas y conserveras, una cuestión contraria a la que denunciaron el viernes el secretario general de Anfaco (Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados y Mariscos), Juan Vieites, y diversos propietarios de industrias de cocción.

MÁS SINCRONÍA

"Tenemos que ir todos a un tiempo", reiteró Dios en relación a los ritmos de trabajo y a la "necesaria" incorporación de elementos que aporten "equilibrio" entre las organizaciones gallegas de productores de mejillón. "Aunque nos acarree muchos dolores de cabeza, necesitamos ser un sector", defendió Dios.

Con respecto a la amenaza de las firmas conserveras de denunciar a Pladimega ante el Tribunal de Defensa de la Competencia, este responsable defendió que su propuesta "no va contra nadie y menos contra nuestros clientes". Dios reconoció la dependencia de los bateeiros hacia las empresas dedicadas a la cocción, depuración y enlatado de la materia prima que producen.

A este respecto, reiteró que el nuevo sistema de distribución evitará que se produzcan demoras en la extracción del molusco, determinadas, según expuso, a la pertenencia a una u otra agrupación de productores. "Sacaremos el mejillón del mar en la misma cantidad y al mismo tiempo", apuntó, tras destacar que esta vía permitirá disponer de materia prima todo el año.

Pladimega, impulsada por las principales organizaciones de este subsector --Opmega, Amegrove, Socomgal y Cabo da Cruz, entre otras--, gestionará alrededor del 70 por ciento del mejillón producido en Galicia, entre 250 y 300 millones de kilos, según estimó Francisco Dios.

DISCREPANCIAS EN LA CALIDAD

El responsable de Opmega y uno de los artífices de la nueva plataforma de distribución evitó profundizar en cuanto a los tamaños óptimos para la venta de mejillón a la industria conservera. "Hay mucho que discrepar", afirmó, pese a reconocer que en algunas épocas del año el molusco bivalvo "no está tan bueno".

A este respecto, recordó que, por ello, las empresas transformadores interrumpen su actividad entre abril y finales de mayo o principios de junio, periodo en el que se suele producir el desove del molusco. Pladimega pretende, en todo caso, que las conserveras acepten toda su producción.