28 de mayo de 2020
19 de septiembre de 2008

Pesca.- Pladimega y Federación Arousa Norte retomarán la negociación esta tarde después de consultar con sus socios

Ambas organizaciones advierten de que las perspectivas de llegar a un acuerdo esta tarde no son "nada buenas"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Plataforma para la Distribución del Mejillón de Galicia (Pladimega) y la Federación Arousa-Norte retomarán hoy las negociaciones iniciadas ayer para consensuar un sistema de reparto de las ventas y el desbloqueo de la crisis desencadenada entre los bateeiros a fin de reiniciar lo antes posible su actividad tras siete semanas de huelga.

No obstante, las dos organizaciones advierten de que las perspectivas de alcanzar un acuerdo en la reunión que mantendrán a las 19.00 horas en la Consellería de Pesca "no son nada buenas". Así lo confirmaron a Europa Press sus portavoces, que ayer intentaron acercar posturas durante más de tres horas de reunión.

Los responsables de las más de 20 asociaciones que integran Pladimega se reunieron hoy, desde las 11.00 horas, en Vilagarcía para intentar formular una propuesta alternativa, más próxima a la de Arousa-Norte. Por su parte, los integrantes de la Federación con sede en Boiro buscarán ese punto de acercamiento en una asamblea con sus socios, prevista para las 17.00 horas.

Tras negar que el encuentro de ayer permitiría desbloquear la situación, el portavoz de Pladimega, Julián García, alertó, sin embargo, de que no aceptarán "una solución que no sea buena para todos los productores". A este respecto señaló que las cifras manejadas no permiten "rebajar más nuestra propuesta".

La organización que representa al 80 por ciento de los bateeiros persiste en defender su huelga indefinida en caso de que hoy no se llegue a un acuerdo con los productores o las industrias. Todo, pese a que García reconoció la "presión" ejercida por la Consellería de Pesca para que reinicien su actividad. "Intentan buscar una salida a la crisis por todos los medios pero no podemos volver a la situación de antes", reiteró.

REPARTO DE LAS VENTAS

El objetivo de ambas organizaciones es consensuar un sistema que distribuya las ventas que realizará cada organización, a partir de la propuesta de Pesca, departamento que instó a implantar un modelo intermedio al defendido por ambas entidades para la comercialización de su mejillón.

Pladimega apuesta por un reparto de las ventas en función del número de bateas de cada bateeiro con turnos para garantizar que todos los productores puedan dar salida a su recurso. Arousa-Norte es partidaria de que se efectúe no una sino tres rotaciones para la comercialización de las tres calidades principales del molusco: grande, mediano y pequeño. Pro ello, la Administración pesquera gallega emplazó a los productores a alcanzar un sistema intermedio.

"No avanzamos nada, incluso no sé si no daríamos un paso atrás", reconoció el portavoz de Arousa-Norte, Jesús Méndez. La disposición de esta agrupación es, no obstante, trasladar a sus compañeros las negociaciones mantenidas con Pladimega y acudir a la cita convocada esta tarde por Pesca.

Según admitió Méndez, el encuentro de ayer se produjo debido a la "insistencia" de la titular de este departamento, Carmen Gallego. "Nosotros habíamos aceptado acudir a una reunión individual con la conselleira", expuso.

VIGILANCIA NOCTURNA EN LOS MUELLES

Los productores que el pasado martes apostaron por reanudar su actividad y salir al mar a recoger mejillón decidieron continuar sus guardias nocturnas en los principales puertos arousanos para vigilar sus barcos por temor a represalias.

Así lo confirmó a Europa Press el portavoz de Arousa-Norte, cuyas agrupaciones asociadas aglutinan unas 90 embarcaciones. "No dormimos en los barcos, sino que organizamos turnos de vigilancia por las noches", explicó.

El recrudecimiento del conflicto que enfrenta a los bateeiros a raíz de la vuelta al trabajo de las organizaciones minoritarias --Arousa-Norte y Virxe do Rosario-- llevó a los bateeiros que trataron de desmarcarse de la huelga a intentar proteger sus barcos de posibles intentos de sabotaje. Sus labores de vigilancia se centran en los muelles de A Pobra do Caramiñal, Cabo da Cruz, Rianxo (A Coruña) y Vilanova de Arousa (Pontevedra).