6 de diciembre de 2019
  • Jueves, 5 de Diciembre
  • 27 de noviembre de 2014

    Pescanova presentará este jueves a sus accionistas el informe 'forensic' de KPMG, a petición de Cartesian

    Minoritarios de la pesquera muestran su indignación ante el "gran desfase" de deuda que se remonta a 2009

    Pescanova presentará este jueves a sus accionistas el informe 'forensic' de KPMG, a petición de Cartesian
    EUROPA PRESS

    MADRID/VIGO, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

    Pescanova analizará este jueves ante sus accionistas el informe 'forensic' de KPMG, que desveló las irregularidades en las cuentas de la pesquera, al tiempo que ofrecerá detalles del plan de viabilidad elaborado por PwC.

    La multinacional gallega celebrará este jueves, 27 de noviembre, en su sede en Chapela-Redondela (Pontevedra) la junta general extraordinaria de accionistas, acatando de esta manera la orden judicial de convocar dicha asamblea, tal y como había solicitado el fondo americano Cartesian, propietario del 5% de las acciones de la compañía.

    En concreto, Pescanova dará cumplimiento cumplimiento al auto del Juzgado Mercantil número 2 de Pontevedra con fecha de 6 de octubre que estimó la solicitud presentada por Jefferies LLC como custodio en beneficio de Silicon Metals Holding, adscrita al fondo Cartesian.

    Entre los puntos del orden del día figuran la puesta a disposición de los accionistas del informe 'forensic' de KPMG, que desveló que directivos de la compañía diseñaron y ejecutaron prácticas contables para ocultar deuda, y que estas prácticas eran "instruidas, ejecutadas, llevadas a cabo o conocidas, en mayor o menor medida", por miembros de la cúpula directiva.

    Así, el informe 'forensic' concluyó que el objetivo de estas prácticas era presentar una deuda financiera inferior a la real y, como consecuencia, unos resultados superiores a los realmente generados. De hecho, cuantificó que la deuda financiera a 31 de diciembre de 2012 era de 3.281 millones de euros, con un patrimonio neto negativo de 927 millones de euros.

    Tras conocer por primera vez el informe completo de KPMG, accionistas minoritarios de Pescanova, agrupados en la asociación AMAP, han mostrado su indignación ante el desfase contable en la pesquera que, según señalan, se remonta a 2009.

    "Conocíamos el gran desfase de deuda que había entre los 1.522 millones de euros de las cuentas del grupo reconocidos en septiembre de 2012 y los 2.500 millones de euros registrados en el CIRBE en el momento en que saltó el escándalo de las cuentas en marzo de 2013. Pero hasta ahora desconocíamos por completo que esa situación totalmente sospechosa se remontase como poco a nada menos que 2009. Es decir, cuatro años con cuentas irreales fácilmente contrastables con la información registrada en el CIRBE", han afirmado.

    Los accionistas conocerán además en profundidad el plan de viabilidad elaborado por PwC, al tiempo que dispondrán de información "detallada" de los términos del mandato otorgado al banco de inversión Lazard, encargado de negociar la refinanciación de la deuda de la pesquera con las entidades acreedoras.

    También se abordará en la reunión una "información completa y detallada" de las ofertas no vinculantes recibidas por el consejo de administración en el marco del proceso de reestructuración de Pescanova, así como los motivos concretos por los que se eligió únicamente la opción de Damm y Luxempart para elevar a los acreedores como propuesta de convenio.

    Por otro lado, en el orden del día, tal y como solicitaba el juzgado, se incluye la modificación de los estatutos sociales y del reglamento de la junta general, en relación con las atribuciones de los accionistas en situación de conflicto de interés.

    RELEVO EN LA AUDITORIA

    Por otro lado, el consejo de administración de Pescanova ha acordado también incluir en el orden del día otros asuntos adicionales, al considerarlo "necesario y conveniente" para los intereses sociales de la firma, como el nombramiento de EY como nuevo auditor de sus cuentas anuales para los ejercicios 2014 a 2016, ambos inclusive, relevando así a BDO Auditores, que presentó su renuncia.

    De esta forma, la firma EY volverá a hacerse cargo de las cuentas de la multinacional pesquera, después de que hubiera sido su auditora en el periodo de 1990 a 2001.

    Al margen de la celebración de la junta de accionistas, la compañía continúa con su actividad y registró un beneficio neto de 1.786 millones de euros durante los nueve primeros meses del año tras el impacto del registro contable de la quita sobre sus créditos concursales y de su filial Pescafina, después de la aprobación el pasado 23 de mayo de sus respectivos convenios de acreedores.

    Asimismo, el grupo pesquero sumó unas ventas de 706 millones de euros, un 7,5% inferiores a las de hace un año, mientras que el resultado operativo antes de amortizaciones y provisiones se situó en 54 millones de euros.