3 de agosto de 2020
26 de febrer de 2009

Sampol insta al Gobierno que rechace limitar la jurisdicción universal en la persecución de crímenes de guerra

PALMA DE MALLORCA, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El senador autonómico por Baleares, Pere Sampol, ha registrado hoy una moción en la que insta al Gobierno a manifestarse contrario a cualquier modificación de la legislación estatal que tienda a la limitación de la jurisdicción universal para la persecución de crímenes de genocidio, de guerra y contra la humanidad y otros crímenes internacionales que sean de aplicación en virtud de tratados internacionales ratificados por España.

Sampol, quien presentó hoy en el Parlament balear la iniciativa junto con el portavoz adjunto del Bloc per Mallorca, Miguel Ángel Llauger, también pide que el Senado inste al Ejecutivo a colaborar activamente con la Audiencia Nacional en los casos que ésta instruya y juzgue en aplicación de la jurisdicción universal.

Con su moción, el senador pide que esa colaboración se haga utilizando los mecanismos nacionales e internacionales en vigor para la entrega o enjuiciamiento de presuntos responsables de los crímenes internacionales antes señalados "y, especialmente, cuando existan órdenes de arresto internacional o solicitudes de extradición contra los inculpados, como es el caso de Argentina, Rwanda- República Democrática del Congo o Guatemala".

La moción surge tras las informaciones en la que se indica que el Gobierno español está planteando un cambio de legislación para limitar la aplicación de la justicia universal "sólo a aquellos casos en que exista una 'conexión española'", aspecto que para el senador es contrario "a las concepciones más contemporáneas de justicia transicional, del principio de complementariedad de jurisdicciones nacionales en aplicación de competencia universal con tribunales internacionales establecidos y de la actual jurisprudencia del Tribunal Constitucional".

La iniciativa parlamentaria sostiene que la jurisdicción universal tiene un carácter complementario en el sentido que opera cuando no actúan los tribunales del propio país o los internacionales. Tanto Sampol como Llauger remarcaron hoy que este principio permitió emitir la orden de detención emitida en el pasado por la Audiencia Nacional contra el general Augusto Pinochet por su presunta responsabilidad en la muerte de ciudadanos españoles durante la dictadura chilena.

Sampol indica en la argumentación de la moción que la existencia de tribunales internacionales dedicados a perseguir delitos de genocidio, crímenes de guerra o crímenes contra la humanidad "supone un avance importante en la lucha de la comunidad internacional contra la impunidad de sus autores".

"Los tribunales de Nuremberg y de Tokio, creados para juzgar los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial, constituyen los principales precedentes", recalca el senador del Bloc per Mallorca.

También recuerda que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu emitió un auto en el que imputaba al ex ministro de Defensa israelí Benjamín Ben-Eliezer por la muerte de 14 civiles en la franja de Gaza en el año 2002, aspecto que para el senador al no quedar constatado que este Estado haya investigado judicialmente estos hechos, "los presuntos crímenes internacionales pueden ser conocidos por todos aquellos tribunales estatales que contemplen la jurisdicción universal, de acuerdo con su ordenamiento jurídico interno, como es el caso de los Tribunales españoles, entre otros".