26 de febrero de 2021
27 de mayo de 2014

Unas 300 personas se concentran en solidaridad con la líder de CCOO en Baleares tras su imputación

PALMA DE MALLORCA, 27 May. (EUROPA PRESS) -

Unas 300 de personas se han concentrado frente a la Delegación del Gobierno en Baleares en solidaridad con la secretaria general de CCOO en Baleares, Katiana Vicens, que ha sido imputada por romper, presuntamente, la luna de un autobús durante un piquete por la huelga general del 29 de marzo de 2012.

Además de la concentración de Mallorca, también se han producido en Menorca e Ibiza. Todas ellas han partido bajo el lema 'Por el derecho de huelga y en apoyo a Katiana Vicens', quien se enfrenta a cuatro años y medio de cárcel por estos hechos.

A su llegada, sobre las 19.00 horas, Vicens que ha manifestado encontrarse "bien, animada y con fuerzas" ha sido recibida con aplausos y vítores.

Entre los concentrados se encontraban el secretario general de CCOO de España, Ignacio Fernández Toxo, el portavoz de economía del PSOE en el Congreso y exministro, Valeriano Gómez, la secretaria general del PSIB, Francina Armengol, el secretario general de UGT, Manuel Pelarda, su homólogo en el STEI, Biel Caldentey, y el secretario general del SPIB Antoni Gomila, entre otros.

TOXO: "UNA INSTRUCCIÓN DEL PODER POLÍTICO"

En una rueda de prensa, el secretario general de CCOO de España, Ignacio Fernández Toxo, también presente en la concentración, ha apuntado a una "instrucción" por parte del poder político, a través de la Fiscalía, dirigida a "vulnerar" las libertades sindicales.

"Después de haber estado en las cárceles franquistas, jamás se me pasó por la imaginación que tras aprobarse la Constitución alguna persona volviera a pasar por esta situación por defender derechos fundamentales", ha subrayado Toxo, quien ha expresado su confianza de que estos hechos "no sean el preludio de una involución todavía mayor".

Por su parte, Vicens, quien por primera vez ha comparecido públicamente tras la acusación de la Fiscalía, ha asegurado que los hechos que se le imputan son "absolutamente falsos" ya que en ningún momento rompió cristal alguno como tampoco actuó junto a otras personas para impedir que el autobús arrancara.

"Estoy bien, lo llevo con ánimo pero tengo cierta tristeza por la involución democrática de este país en forma de nuevas normativas y a través de intentos de criminalización de concentraciones y manifestaciones", ha recalcado.

Para leer más