3 de abril de 2020
11 de diciembre de 2008

AMPL.- Baleares rechaza entrar en el Programa de Turismo Senior, que preveía la llegada de 48.000 jubilados a las islas

Los hoteleros de Mallorca ven el decreto para la modernización hotelera como "lo mejor que se ha hecho en muchos años desde el Govern"

PALMA DE MALLORCA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Baleares no accederá finalmente al Programa de Turismo Senior Europa, impulsado por el Ministerio de Turismo, después de que la Conselleria de Turismo haya rechazado la iniciativa por circunscribirse sólo a Mallorca e ir dirigida únicamente a mercados tradicionales como el alemán y el británico. En concreto, el proyecto preveía la llegada de 48.000 jubilados europeos en temporada baja como medida para hacer frente a la estacionalidad.

En declaraciones a Europa Press, fuentes del departamento dirigido por Miquel Nadal explicaron que la decisión fue adoptada hoy en una reunión mantenida en la Conselleria con diversos representantes del sector, como la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), touroperadores y la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas (Segittur).

Tal y como señalaron, por el momento quedará suspendida la entrada de Baleares al programa, que se materializará cuando la iniciativa se amplíe a todas las islas y se extienda no sólo a los mercados tradicionales sino también a nuevos destinos emergentes, como Polonia. Estaba previsto que el plan se desarrollase en un principio en el archipiélago y Andalucía de forma pionera en el territorio español.

También se refirió a este rechazo el presidente de la FEHM, Antonio Horrach, quien, durante un encuentro mantenido hoy con los medios de comunicación para analizar la situación que atraviesa el sector en Mallorca, remarcó que tanto para touroperadores como para la entidad que preside se trata de un proyecto "precipitado" al tiempo que supone una "competencia desleal".

Sin embargo, fue la pasada semana cuando dieron a conocer esta iniciativa en Palma el presidente de la Asociación de Cadenas Hoteleras, Aurelio Vázquez, el director general de Turespaña, Antoni Bernabé, y el presidente de Segittur, Javier Bustamante, quien explicó que ante el "grave" problema de la estacionalidad que padece el turismo, concretamente el vacacional, hay 102 millones de personas de entre 55 y 75 años -de las que el 50 por ciento nunca ha viajado fuera de su país-, que podría ayudar a hacer frente a este problema.

Así, se refirió a Hungría, Polonia y República Checa como países que pueden ser nuevos mercados emisores de turismo en invierno. Mientras tanto, el presidente de Segittur señaló que durante 2009 viajarían a Baleares, Torremolinos, Benalmádena y la Costa de la Luz unos 96.000 nuevos turistas para descubrir España en invierno.

MODERNIZACIÓN DE LA PLANTA HOTELERA

Por otro lado, Horrach hizo alusión al decreto ley de medidas urgentes que está preparando el Ejecutivo balear para la modernización de la planta hotelera, respecto al cual resaltó que permitirá redondear la medida propuesta por el Ejecutivo central -conocida como Plan Renove- y agilizar los trámites de ésta, dirigida principalmente a pequeñas y medianas empresas y a aquellas empresas del sector que quieran modernizarse o rehabilitar sus establecimientos.

"Es lo mejor que se ha hecho en muchos años desde el Govern en cuanto a políticas efectivas", subrayó el máximo representante de la FEHM, quien puntualizó que la iniciativa se ha consensuado con el sector y el presidente del Govern, Francesc Antich, "está enterado de todas las tramitaciones".

En concreto, el decreto ley facilitará la gestión de todos los expedientes que genere el Plan Renove, simplificando las tramitaciones de los empresarios que quieran rehabilitar su oferta, con lo cual el plan servirá para mover, a su vez, el sector de la construcción, que ahora registra horas bajas de actividad.

De este modo, mediante el Plan Renove, que finalizará el 31 de diciembre de 2009, el Estado cederá una financiación al cero por cien y el tipo de interés final aplicable al beneficiario será del 1,5 por ciento.

Los plazos de amortización propuestos son cinco años sin periodo de carencia o con un periodo de carencia de un año para una inversión máxima de un millón de euros; siete años sin carencia o con carencia de dos años para un máximo de un millón de euros; diez años sin periodo de carencia o con carencia de tres años para un máximo de 660.000 euros y doce años sin carencia o con carencia de cuatro años para un límite de inversión de 660.000 euros.