14 de noviembre de 2019
  • Miércoles, 13 de Noviembre
  • 14 de julio de 2010

    AMPL. Unas cien entidades constituyen el Tercer Sector Social de Baleares para ayudar a personas con riesgo de exclusión

    Sus actuaciones se dirigirán a personas mayores o con discapacidad, inmigrantes, enfermos crónicos y reclusos

    PALMA DE MALLORCA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Un total de 103 entidades sociales de las islas, distribuidas en ocho redes, se han unido para constituir el Tercer Sector Social de Baleares, con el fin de aunar esfuerzos en la ayuda y la protección de personas con riesgo de exclusión social o que presentan necesidades específicas.

    La presidenta de esta nueva plataforma, Marta Soler, ha explicado este miércoles en rueda de prensa que los objetivos de la organización, constituida legalmente el pasado 13 de marzo, son conseguir visibilidad pública, reivindicar la mejora de los servicios sociales y defender un sistema de financiación estable, así como promover la profesionalización y el voluntariado y crear líneas de colaboración entre las diversas entidades.

    Las redes que integran el Tercer Sector Social, que ya colaboraban desde 2008, son la Federación Balear de Personas con Discapacidad; EAPN-Illes Balears (Xarxa per a la Inclusió Social); la Federación Balear de Organizaciones en Favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS-Balears); la Federación de Entidades y de Servicios de Salud Mental de Mallorca; el Foro per la Qualitat (foQua); la Red de Economía Alternativa y Solidaria de Baleares (REAS IB); la Unión de Asociaciones, Centros y Federaciones de Asistencia a Personas con Discapacidad Física, Psíquica y Sensorial de Baleares (UNAC); y el Foro de ONG de Menorca.

    Según ha anunciado Soler, la plataforma llevará a cabo actuaciones para promover las cláusulas sociales en las licitaciones de las administraciones públicas, así como un convenio colectivo para el tercer sector. Asimismo, la nueva organización se propone participar en la elaboración de la Carta de Prestaciones de la Ley de Servicios Sociales de las Islas Baleares, para lo que mantendrá "contacto directo", ha dicho, con la Conselleria de Asuntos Sociales e Inmigración del Govern.

    En términos generales, las iniciativas llevadas a cabo por el Tercer Sector Social se dirigirán a las personas mayores y a aquellas que tengan alguna discapacidad, así como a niños y familias, jóvenes, mujeres, inmigrantes, enfermos mentales o crónicos y personas con conductas adictivas. Por otra parte, la entidad pondrá en marcha también programas cuyos beneficiarios serán las personas con dificultades de inserción sociolaboral y los reclusos o ex reclusos de las prisiones de las islas.

    En relación a la cobertura que las entidades colaboradoras daban anteriormente a los problemas sociales, la presidenta de la plataforma ha anunciado que en 2009 fueron atendidas por ellas más de 61.000 personas, lo que, según ha afirmado, supone el 6 por ciento de la población balear. En conjunto, estas organizaciones contaron el año pasado con un presupuesto de más de 103 millones de euros y con cerca de 3.000 trabajadores, a los que se sumaron unos 26.000 socios y más de 5.000 voluntarios. Según Soler, el 8 por ciento de la población del archipiélago tiene relación directa con el Tercer Sector Social, ya sea en calidad de usuario, voluntario, socio o trabajador.

    La portavoz de esta plataforma, Sonia Castro, ha asegurado que estas asociaciones ya tenían una "fuerza social", si bien, en su opinión, "no habían sido todo lo reivindicativas que hubieran debido". Por ello, Castro ha explicado que la plataforma se constituye como un "lobby de presión" para que la sociedad sepa que "está ahí".

    Por su parte, otro de los portavoces, Jordi López, ha aseverado que la prioridad del Tercer Sector Social deberá ser a partir de ahora tener una actitud "vigilante" para evitar que en los presupuestos de la Comunidad Autónoma se vean "debilitadas" las políticas sociales.