30 de marzo de 2020
2 de abril de 2008

Aprobado el proceso de realojo de los vecinos del poblado de Son Banya, que comenzará a ejecutarse de manera inmediata

Durante este año se trabajará en la reinserción sociolaboral de los vecinos del poblado no vinculados al narcotráfico

PALMA DE MALLORCA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Palma aprobó hoy, con la abstención del grupo 'popular', el plan de actuación anual y el proceso realojo de los vecinos del poblado de Son Banya, una iniciativa elaborada por el Consistorio desde que comenzó la presente legislatura que pretende dar salida a una situación que se generó en 1970 con la creación, de forma temporal, de este poblado que nació con el fin de acoger a la población gitana residente en Palma.

Según informaron a Europa Press fuentes del Ayuntamiento de Palma, las directrices fueron ratificadas en la reunión que mantuvieron hoy los miembros del Patronato Albergue Son Riera, en el que también participan entidades sociales y vecinales y en la que no se han presentado objeciones "de calado" como para impedir la ejecución del proyecto.

Así, la iniciativa recoge todas las líneas de actuación que se realizarán sobre el poblado de Son Banya --basadas en una serie de directrices generales-- y el plan de actuación anual, sobre el que cada año se irán estableciendo los objetivos a seguir según se vayan ejecutando las actuaciones.

Desde el Consistorio informaron que para este año 2008 el proceso se centrará en la reinserción laboral de las personas que no están implicadas en actividades vinculadas al narcotráfico, con el fin de normalizar su reinserción. "Se trabajará con las familias que cuentan con las condiciones idóneas para poder salir primero del poblado" informaron.

REALOJOS

Así, el proyecto pretende realojar durante los próximos años en la ciudad a los alrededor de 500 vecinos que viven actualmente en este poblado situado a las afueras de Palma, que se ha convertido en uno de los mayores puntos de venta de droga de la isla y que en los últimos meses ha estado sometido a férreos controles policiales.

El plan del Ayuntamiento, según informaron, pretende llevar a cabo un proceso de realojo "sólo para las personas no vinculadas al narcotráfico", por lo que se acometerá una importante labor para determinar cual es el porcentaje de los residentes que no se dedica a esta actividad y que serán los primeros beneficiados de la iniciativa del Consistorio.

Asimismo, las actuaciones están estrechamente ligadas con un plan social que se ejecutará de manera paralela a los desalojos, con medidas de reinserción social y laboral. "Uno de los ejes principales se basa en cerrar las ligaduras de dependencia que hay entre los narcotraficantes y el resto de la población de Son Banya. Hay que cortar esos lazos e ir realizando un cerco al mundo del narcotráfico" sostuvieron las fuentes.

Para esto, el plan prevé una interrelación entre el Ayuntamiento de Palma, la Delegación del Gobierno, la Conselleria de Vivienda y diversas entidades sociales y administrativas, ya que se pretende crear "una relación de confianza" entre el Consistorio y los vecinos de Son Banya, tratando de trabajar "desde la perspectiva de la reinserción".

DESAPARICIÓN DEL POBLADO

En este sentido, la iniciativa recoge acciones que permitan dificultar la actividad ilegal de los narcotraficantes, con el objetivo de alcanzar como fin último la desaparición del poblado, aunque no se ha establecido todavía ningún periodo de actuación ya que se trata, según dijeron, de un tema "complicado y lento" que implica a medio millar de personas que residen en Son Banya.

Para ello, destacaron como uno de los ejes fundamentales la actuación junto a la policía, para delimitar la cantidad de vecinos que viven de la droga y los que permanecen al margen de él. Una vez se hayan establecido estos límites, se comenzará con los realojos de los vecinos.

Sobre este punto, el Ayuntamiento descarta realojarlos en bloques de viviendas sociales conjuntas, sino que se apuesta por una dispersión "geográfica" de los habitantes del poblado por diferentes barrios de Palma, para evitar una reagrupación y que se pueda volver a crear un entorno como el de Son Banya.

Los vecinos será realojados en viviendas sociales de alquiler o de alquiler con opción de compra y durante su proceso de adaptación se tratarán de ofrecer desde el Ayuntamiento soluciones a las necesidades de los realojados, como su participación en procesos de inserción laboral o medidas de atención y programas de los servicios sociales.

FUTURO DEL POBLADO

Una vez se haya realojado a la población de Son Banya, el plan prevé también derruir las construcciones ilegales de la zona y vigilar el lugar para que no puedan volverse a levantar, ya que en otras ocasiones se han utilizado los escombros de estos derribos para volver a poner en pie las casas. "Ha de haber un control muy riguroso para que no se vuelva a construir".

Sobre el futuro de los solares en los que se asienta Son Banya, desde Cort indicaron que por el momento no se ha tomado una decisión, ya que pasará a ser suelo municipal y posteriormente se evaluarán las necesidades de infraestructuras de la zona para ver cual sería la solución más indicada.