17 de junio de 2019
  • Domingo, 16 de Junio
  • Sábado, 15 de Junio
  • 6 de enero de 2008

    La Asociación de Autónomos del Taxi de Mallorca se presentará como acusación particular en el caso del taxista tiroteado

    PALMA DE MALLORCA, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La Asociación de Autónomos del Taxi de Mallorca se presentará como acusación particular en el proceso judicial iniciado para investigar el suceso que tuvo lugar la tarde de ayer en Palma donde un hombre de etnia gitana y con varios antecedentes disparó con una pistola a José Manuel Salmerón, 57 años y taxista de profesión, al que hirió en el hombro, tras lo cual tuvo que ser hospitalizado en Son Dureta. El autor del disparo pasó esta mañana a disposición judicial.

    Así lo confirmó en declaraciones a Europa Press el presidente de la Asociación, Biel Moragues, adscrita a la patronal Pimem, quien expresó su preocupación por la "falta de seguridad" con la que tienen que trabajar los taxistas. En este sentido, hizo hincapié en la proliferación de "mafias del este" que contribuyen a incrementar este clima de "inseguridad" del que los taxistas son "las principales víctimas".

    Moragues explicó que la decisión de presentarse como acusación particular en el caso obedece a la necesidad de adoptar una postura contundente en los casos en los que los taxistas sean objeto de "peleas y atracos". Aunque el altercado de ayer no se produjo a raíz de un atraco, sino que se desencadenó tras una discusión en la vía pública, Moragues cree que "los taxistas siempre terminan siendo el blanco de esta clase de situaciones".

    LA 'CRISIS' AUMENTA LA INSEGURIDAD

    En esta línea, opinó que la situación de inseguridad económica y de crisis que afecta a los bolsillos de los españoles aumenta las posibilidades de atracos a los taxistas, algo que "ya se está empezando a notar". "Somos una profesión bastante desprotegida; es muy fácil agredir a un taxista, y en época de crisis, todavía más", lamentó.

    Los taxistas desean que se busquen soluciones "integrales" ante las pocas medidas de seguridad con que cuenta el sector. Así, una de las propuestas que lanzan desde la Asociación es la necesidad de contar con vehículos equipados que impidan las agresiones desde el interior del mismo.

    Moragues acudió ayer a Son Dureta a visitar al taxista herido, al que conoce personalmente por ser afiliado a la Asociación. Según señaló, Salmerón se encontraba bien físicamente, "con molestias, pero tranquilo". Su mayor preocupación, detalló, es el tiempo que deberá permanecer de baja debido a la herida causada por el impacto de la bala, durante el cual no trabajará ni generará ingresos. Todo ello se ve agravado por el hecho de que el estatus económico del agresor no parece que le vaya a permitir indemnizarle.

    "Los perjuicios son importantes, físicos y económicos, y esto es algo que debemos de intentar evitar que suceda", concluyó el también vicepresidente tercero de la Confederación del Taxi de España.