26 de mayo de 2020
16 de junio de 2014

Comisión de Cultura del Senado apoya la candidatura de la Cultura Talayótica menorquina como Patrimonio de la Humanidad

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Cultura del Senado ha aprobado este lunes por unanimidad una moción del Partido Popular para instar al Gobierno a apoyar y defender en las instancias internacionales la candidatura de la Cultura Talayótica de Menorca como Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO.

La senadora del PP Juana Francis Pons Vila ha sido la encargada de defender la moción, en la que se destaca el valor de "autenticidad y excepcionalidad" que constituye el conjunto arqueológico de la cultura talayótica menorquina, compuesta por 25 yacimientos arqueológicos e incluida ya en la lista indicativa de Patrimonio Mundial del Estado español.

Según se indica, estos sitios "representan una obra maestra del genio creativo humano por la técnica constructiva utilizada y el significado social de esta arquitectura; aportan un testimonio único, o al menos excepcional, sobre una tradición cultural o una civilización viva o desaparecida y son un ejemplo eminentemente representativo de un tipo de construcción o de un conjunto arquitectónico o tecnológico o de paisaje que ilustra uno o varios períodos significativos de la historia humana".

Pons, que ha destacado la gran densidad y la buena conservación de los monumentos, ha afirmado que hay "unanimidad social y política" en Menorca y en el archipiélago balear respecto a la candidatura y por eso se está impulsando desde abril de 2010. Según ha señalado, ahora se presenta una oportunidad para posicionar la isla como "referente" no solo en el medio ambiente --dado que Menorca fue declarada Reserva de la Biosfera en 1993-- sino también en el aspecto cultural.

Por su parte, el socialista José Antonio Manchado ha resaltado que fueron los científicos del Instituto Menorquino de Estudios los que sugirieron la defensa de la candidatura. Además, ha agregado, existe un consenso social "muy mayoritario" y "unanimidad política" entre el Parlamento y el Gobierno baleares, el Consell de Menorca y los ayuntamientos de la isla. "Es un buen proyecto porque no se pueden equivocar tantas personas", ha concluido.