30 de mayo de 2020
27 de junio de 2018

Consejos para prevenir los golpes de calor

Consejos para prevenir los golpes de calor
EUROPA PRESS - ARCHIVO

PALMA DE MALLORCA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Salud ha lanzado una campaña divulgativa para prevenir los golpes de calor, que el pasado año provocaron un total de 15 ingresos hospitalarios en las Islas, la cifra más elevada desde 2004.

Según ha explicado la Conselleria en un comunicado, la iniciativa incluye la distribución de 1.500 carteles, 16.000 trípticos y 2.000 imanes entre dispositivos asistenciales, Consells, ayuntamientos y otros servicios de bienestar social.

La campaña ofrece consejos para evitar el golpe de calor, sobre todo dirigidos a personas que se encuentran en situación de riesgo, como los bebés o las personas mayores. Las recomendaciones hacen referencia a hábitos dentro del hogar, como la alimentación y ventilación de los espacios, y también en la calle, como la práctica de deportes. Asimismo, da indicaciones para reconocer el golpe de calor y pautas de actuación en caso de que se produzca.

Según indican, tienen más riesgo los mayores 65 años, especialmente si viven solas o son dependientes, los bebés y los niños pequeños, las personas con enfermedades crónicas o con determinadas medicaciones, los trabajadores en ambientes calurosos o
las personas que practican ejercicio físico intenso en las horas de más calor.

Un golpe de calor se reconoce por presentar una temperatura muy elevada, la piel enrojecida, caliente y seca, el pulso acelerado y la respiración rápida, calambres, dolor de cabeza, náuseas y/o vómitos, somnolencia y sed intensa. Además, puede haber confusión, convulsiones y pérdida de conocimiento.

CONSEJOS

Para prevenirlo, la Conselleria recomienda en casa cerrar las ventanas y bajar las persianas o echar las cortinas cuando dé directamente el sol, ventilar la casa a primera y última hora del día, procurar estar en las habitaciones más frescas, ducharse una o dos veces al día, y humedece la piel con toallas húmedas.

En la calle, se aconseja evitar salir en las horas de más calor y más aún realizar actividades físicas intensas. Si es necesario salir, intentar ir por la sombra, usar sombrero y ropa amplia de tejidos ligeros y de colores claros. Además, se recomienda llevar una botella de agua.

También es necesario no dejar nunca a nadie en un vehículo aparcado, ni con las ventanas abiertas ya que la temperatura dentro del vehículo puede elevarse más de 6-7 °C en sólo diez minutos.

Por otro lado, se aconseja beber líquidos en abundancia, incluso sin sed. Además, indican que la mejor bebida es el agua, a temperatura ambiente y no demasiado fría. Por su parte, los zumos de fruta, la leche o las sopas frías ayudan a estar bien hidratados.

Se recomienda evitar bebidas alcohólicas, no abusar de bebidas excitantes o con mucho azúcar, comer más verduras y frutas, fraccionando las comidas a lo largo del día y en cantidades moderadas y evitar las comidas calientes, pesadas y copiosas.

Si se toman determinados medicamentos -para la tensión, el corazón, la depresión...- es necesario seguir las indicaciones de tu médico y conservar el medicamento siguiendo las instrucciones del envase.

Además, es necesario procurar que las personas mayores y los niños beban agua, sobre todo si están solos o enfermos, y si nos encontramos con alguien que se encuentre mal por el calor, aconsejan
ponerle en un lugar fresco y a la sombra, quitarle el exceso de ropa, rociarle con agua fresca y abanicarle. También, se debe llamar al 061.

En 2004 Salud Pública implantó un sistema de vigilancia entre los meses de junio y septiembre con el objetivo de contar con información permanente y actualizada de la situación para orientar de forma adecuada las estrategias preventivas de los efectos adversos asociados al calor. Así, entre otras medidas, se monitoriza el número de casos de golpe de calor, cuyo promedio es de 2-3 anuales. No obstante, en verano de 2017 se notificaron 15 casos, la cifra más elevada de la serie.

Por ello, el Servicio de Prevención de la Enfermedad de la Dirección General de Salud Pública ha considerado preciso diseñar esta campaña, que recuerda que el golpe de calor es una situación que puede llegar a ser "grave". Un golpe de calor se produce cuando la temperatura corporal llega a los 40 grados y el cuerpo no puede reducirla de forma eficaz, y normalmente es consecuencia de permanecer de manera prolongada en ambientes muy calurosos o de realizar una actividad física intensa cuando hace mucho calor.

Para leer más