22 de noviembre de 2019
  • Jueves, 21 de Noviembre
  • 5 de julio de 2010

    El Consistorio reconoce que Palma está "estancada turísticamente" al recibir el mismo tipo de visitante que hace 15 años

    PALMA DE MALLORCA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La teniente de alcaldesa y concejala de Relaciones Institucionales, Turismo, Comercio y Consumo de Palma, Joana Maria Borràs, ha reconocido este lunes que la capital balear está "estancada turísticamente" al recibir el mismo tipo de visitante y con similar capacidad adquisitiva procedente del Reino Unido, Alemania o España que hace 10 o 15 años.

    Así lo revela el estudio de mercado turístico de Palma, presentado esta mañana por Borràs, quien ha indicado que si se hubiera hecho un informe similar hace una década, reflejaría que durante estos años, "pocas cosas han cambiado", respecto al perfil de turista que visita la capital balear, que suele ser mayoritariamente alemán, británico o español.

    Asimismo, ha indicado que también es muy similar la capacidad de renta de los turistas, que en temporada alta suelen ser visitantes con mayores rentas, mientras que los turistas que llegan en los meses de invierno tienen rentas muy inferiores.

    De este modo, ha considerado que se necesita dar un giro a las políticas turísticas de Palma, con el fin de que "en cinco años no estemos igual", de forma que los próximos responsables políticos del Consistorio "innoven un poco y no se queden estancados trabajando sólo para los mercados alemán, británico y español".

    "En la medida en la que nuestros presupuestos lo permitan, hay que continuar trabajando para atraer a los turistas chinos y rusos", ha sostenido, al tiempo que ha recordado que la Secretaría de Estado de Turismo está apostando por el mercado asiático, por lo que, a su juicio, "éste debe ser el nuevo modelo y uno de los objetivos de cara a los próximos cinco años".

    Para Borràs, se debe conseguir que los turistas que lleguen a Palma durante los meses de temporada baja, no sólo no sean los que tengan las rentas más bajas, tal como sucede en la actualidad, sino que, por el contrario, sean los que tengan una mayor capacidad adquisitiva, con una renta de unos 3.600 euros mensuales.