3 de junio de 2020
4 de abril de 2020

Cort, empresas municipales y organismos autónomos paran, aplazan, fraccionan o rebajan pagos mensuales

El objetivo es que los ciudadanos pueda afrontar la crisis sanitaria y económica provocada por el COVID-19

PALMA DE MALLORCA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Palma y sus empresas municipales y organismos autónomos han parado, aplazado, fraccionado o aplicado rebajas a los pagos mensuales previstos mientras dure el estado de alarma por el coronavirus (COVID-19).

Según ha informado el Consistorio este sábado en un comunicado, el recibo del mes de abril ya no se ha tramitado, mientras que otros ya se pueden aplazarse o fraccionarse. Otra de las decisiones adoptadas
ha sido rebajar la cantidad del recibo.

Al respecto, ha indicado que el objetivo es dar facilidades a la ciudadanía para que pueda hacer frente a la crisis sanitaria y económica provocada por el COVID-19.

PRIMERAS MEDIDAS

En esta línea, el Ayuntamiento de Palma ha detallado que se han adoptado hasta un total de ocho medidas para hacer frente a la crisis provocada por el coronavirus.

En lo que respecta a las Escoletas municipales, se ha decidido no cobrar las cuotas mientras dure el estado de alarma, destacando que la del mes de abril ya no se ha cobrado y se compensará la parte no disfrutada del mes de marzo.

Para el Institut Municipal de l'Esport (IME) se ha decidido no cobrar los recibos hasta que se retome la actividad; se devolverá la mitad del recibo de marzo de los cursos y el descuento proporcional de los recibos de los siguientes meses, que algunos de estos habían adelantado; y, en el caso de los abonos y programas PAD se está estudiando la fórmula de compensación.

Por su parte, la Sociedad Municipal de Aparcamientos y Proyectos ha flexibilizado el pago de las cuotas mensuales y trimestrales de alquileres de plazas de aparcamientos, concretamente ha decidido que los recibos trimestrales que se debían abonar en el mes de abril se fraccionarán en tres partes que serán cobradas en agosto, septiembre y octubre; del mismo modo, los recibos mensuales de abonados que se habían de cobrar en abril se fraccionarán y cobrarán entre agosto, septiembre y octubre 2020; finalmente, por lo que respecta a la cuota de mantenimiento que debía pagarse en marzo no se cobrará hasta mayo.

La Escuela Municipal de Música, por su parte, ha decidido reducir el coste de las clases, que se siguen ofreciendo de forma telemática, de modo que la reducción de cuotas queda en 15 euros a los niños hasta cinco años y 30 euros para los demás.

La empresa municipal de transportes, por su parte, ha anunciado que se estudiará caso por caso el abono de los viajes.

En cuanto al tributo que los bares, restaurantes y cafeterías pagan por tener una terraza en la vía pública, se ha decidido que se devolverá la parte proporcional de los días del estado de alarma o bien se descontará del siguiente recibo.

Mientras, a los casales de barrio se ha decidido no iniciar el cobro de las actividades del tercer trimestre.

PAGO DE IMPUESTOS Y FACTURAS

Por otro lado, se ha alargado el plazo para pagar el impuesto sobre vehículos hasta el 30 de junio y los recibos domiciliados se cobrarán el 1 de junio y no entre el 1 y 18 de mayo, como estaba previsto. También se ha alargado el plazo para pagar la tasa de residuos sólidos hasta el 30 de junio y los recibos domiciliados se cobrarán, igualmente, el 1 de junio y no entre el 1 y el 18 de mayo.

En el caso de la factura de agua y recogida de residuos de EMAYA se podrá aplazar el pago hasta dos facturas por contrato y el importe se podrá fraccionar en tres cuotas, que se cobrarán a partir de septiembre u octubre, mediante un plan de pago --una cuota cada dos meses--.

Mientras, en el caso de los alquileres del patronato municipal se ha aprobado una moratoria del pago de los alquileres de la vivienda durante el estado de alarma y hasta cuatro meses más.

Finalmente, el Ayuntamiento de Palma ha anunciado que se devolverá o en su caso se descontará de la forma "más ágil" posible los pagos de tasas y precios públicos, hechos por actividades, servicios o aprovechamiento de dominio público que no se han podido hacer durante el estado de alarma.

Para leer más