Detectan cuatro nuevas ondas gravitaciones con la colaboración de la UIB

Detectan cuatro nuevas ondas gravitaciones con la colaboración de la UIB
3 de diciembre de 2018 NSF/LIGO/SONOMA STATE UNIVERSITY/A. SIMONNET

PALMA DE MALLORCA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El observatorio de detección de ondas gravitacionales LIGO junto a la colaboración del interferómetro Virgo han detectado cuatro nuevas olas gravitacionales en las que el Grupo de Relatividad y Gravitación (GRG) de la Universitat de les Illes Baleares (UIB) ha hecho "importantes contribuciones" a la observación y análisis de las señales detectadas.

Estos resultados, procedentes de los detectores de olas gravitacionales LIGO, operados por la Fundación Nacional para la Ciencia de los Estados Unidos (NSF) y Virgo, se dieron a conocer el sábado 1 de diciembre, en el marco del Congreso de Física de Ondas Gravitacionales y Astronomía, que ha tenido lugar en la ciudad de College Park (Maryland, Estados Unidos).

Hasta el momento, la colaboración científica LIGO y Virgo, su homólogo europeo, han permitido detectar en total 10 fusiones de agujeros negros de masa estelar y una fusión de estrellas de neutrones, que son los restos densos y esféricos del colapso de estrellas.

De estas diez fusiones de agujeros negros, hay cuatro que corresponden a la nueva tanda de detecciones, mientras que las seis restantes, ya se habían presentado otras veces.

Las cuatro nuevas detecciones, etiquetadas como GW170729, GW170809, GW170818, y GW170823, en referencia a la fecha de detección, se produjeron en el segundo periodo de observación, entre el 30 de noviembre de 2016 y el 25 de agosto de 2017.

Tanto estas nuevas detecciones como todas las anteriores están recogidas en el catálogo que fue publicado el pasado sábado, que incluye toda la información relativa en estos acontecimientos.

Desde la UIB, han asegurado que el GRG, bajo la dirección de la doctora Alícia Sintes, ha hecho "importantes contribuciones" a la observación y análisis de las señales detectadas. En concreto, una de las aportaciones "clave" de este grupo ha sido la provisión de modelos de señales procedentes de la fusión de sistemas binarios de agujeros negros.

La colaboración científica entre LIGO y Virgo utiliza estos modelos para contrastar las predicciones de la teoría con los datos observados, y tienen "una importancia capital" a la hora de caracterizar la fuente de la señal, explican desde la UIB. Por ejemplo, son capaces de dar información sobre la masa de los agujeros negros involucrados, así como de la rotación o de las velocidades.

Contador

Últimas noticias