15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 20 de octubre de 2014

    Dos detenidos por someter a los trabajadores de un restaurante con imposiciones alejadas de la legalidad

    PALMA DE MALLORCA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

    La Policía Nacional, en colaboración con Inspección de Trabajo de la Delegación de Gobierno, ha dado por finalizada la operación 'Trocanda', procediendo a la detención y posterior puesta a disposición judicial de 2 personas, una empresaria de 29 años de edad y su ex-pareja de 32 años, ambos de origen búlgaro, encargados de la contratación y control de los trabajadores de un restaurante por un delito contra los Derechos de los Trabajadores.

    Las investigaciones comenzaron en el mes de septiembre, cuando se recibió una primera denuncia en dependencias de la UCRIF, en la que se daba cuenta de un posible delito contra el derecho de los trabajadores, presuntamente cometido por parte de la administradora del restaurante, así como del encargado de gestionarlo.

    En concreto, según detallaron los trabajadores, éstos eran obligados a realizar jornadas laborales de hasta 12 horas diarias siete días a la semana, percibiendo únicamente por dicha jornada laboral la cantidad de 18 euros por día. Además se incumplían las vacaciones anuales sistemáticamente.

    Asimismo, los trabajadores que estaban enfermos y no podían acudir a su puesto de trabajo no percibían ningún tipo de salario, y si un trabajador era despedido no percibían ningún tipo de finiquito correspondiente al tiempo trabajado.

    En vista de tener indicios racionales de la comisión de un Delito Contra los derechos de los Trabajadores, es por lo que, por parte del Grupo 1º de UCRIF de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de Policía en Baleares, se procedió a la realización de una Inspección junto a la Delegación de Trabajo y Seguridad Social (Delegación de Gobierno) en el restaurante, filiando a diversos trabajadores, todos ellos de nacionalidad extranjera y procediéndose a la intervención de diversa documentación.

    Las víctimas (en total 5), llevadas por sus diferentes situaciones económicas y personales (cargas familiares), y por miedo a perder su única fuente de ingresos, se veían obligados a aceptar las condiciones laborales impuestas por la empresaria y el encargado.

    Para leer más