22 de octubre de 2020
1 de octubre de 2020

El Govern derribará parte de un edificio de Es Pinaret para evitar fugas de menores

El Govern derribará parte de un edificio de Es Pinaret para evitar fugas de menores
La consellera de Asuntos Sociales y Deportes, Fina Santiago. - PARLAMENT IB

El Govern pidió en marzo a Fiscalía derivar a prisión a un interno mayor de 18 años implicado en nueve de las 16 fugas de los últimos años

PALMA DE MALLORCA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Asuntos Sociales y Deportes ya ha solicitado presupuesto para derribar parte de un edificio administrativo de Es Pinaret, con el objetivo de evitar fugas de menores, puesto que los internos fugados utilizan la azotea para alcanzar la parte exterior del recinto.

Así lo ha explicado la consellera de Asuntos Sociales y Deportes, Fina Santiago, durante una comparecencia parlamentaria para explicar los hechos del pasado 22 de agosto, cuando varios internos redujeron a unas educadoras para quitarles las llaves y agredieron a un vigilante durante su huida.

El edificio que será parcialmente derribado se empezó a construir en 2014 y se terminó en 2015, momento en el que se produjo un cambio de gobierno. Santiago ha indicado que la Conselleria se ha "resistido" a demoler ese edificio por la falta de espacio en Es Pinaret y porque su construcción supuso una inversión de 175.000 euros públicos.

La consellera ha atribuido el aumento en las fugas de los últimos años a la existencia de este edificio. Según ha explicado, en varios episodios de fuga los menores han escalado hasta el tejado de uno de los inmuebles para posteriormente llegar al exterior del perímetro, gracias a que pueden pasar por la azotea de esta estructura creada en 2015.

Para intentar "proteger" la inversión pública que se hizo para la construcción del edificio, el Govern ha promovido otras actuaciones como la colocación de más rejas en Es Pinaret, nuevas cámaras de seguridad o situar vigilantes de seguridad en los tejados. Sin embargo, los técnicos aconsejan derribar al menos una parte del edificio como solución.

DERIVAR A PRISIÓN A UN INTERNO ESPECIALMENTE CONFLICTIVO

Santiago ha precisado que un mismo interno del centro de Es Pinaret, que ya ha cumplido los 18 años, ha estado implicado en nueve de las 16 fugas registradas desde 2016, incluyendo la del pasado mes de agosto.

La consellera ha indicado que se trata de un joven con "una capacidad excepcional de liderazgo y de encontrar puntos de huida", que "planifica" y sabe "convencer" a otros menores para que participen en sus planes. Actualmente se encuentra fugado, pero cuando sea localizado previsiblemente volverá a ser internado en Es Pinaret.

En este sentido, la consellera ha afirmado que llevan desde marzo de este año solicitando a Fiscalía que traslade a esta persona a una cárcel regular. Sin embargo, la Fiscalía no ha contestado todavía, según la representante del Govern.

"Pensamos que esta persona no debe estar en Es Pinaret", ha indicado Santiago, que ha cuestionado que en el modelo actual de justicia juvenil se "mezcle" a niños de 15 años con jóvenes de hasta 21.

REDUJERON A UNA EDUCADORA PARA QUITARLE LAS LLAVES

En la comparecencia, Santiago ha detallado cómo se produjo la fuga del pasado 22 de agosto por la noche. Estuvieron implicados varios internos, de los cuales tres (de 17 y 18 años) consiguieron abandonar el recinto. Posteriormente, dos de ellos han sido localizados y el identificado como cabecilla sigue huido.

Según ha señalado la consellera, el intento de fuga comenzó a las 21.32 horas, cuando un interno empujó a una educadora y accedió junto a otros tres a un espacio de tutoría. Agarraron a otra educadora por el cuello amenazándola con un objeto con punta -al parecer, el mango roto de un cepillo de dientes-.

A continuación le quitaron las llaves, el botón antipánico, su 'walkie' y su teléfono móvil. Salieron del espacio y el botón antipánico y el 'walkie' lo tiraron a un inodoro.

Con las llaves que habían sustraído, se dirigieron al edificio administrativo y subieron al primer piso. Ahí debía estar apostado un vigilante de seguridad que no se encontraba en su puesto -y que ha sido despedido por la empresa encargada del servicio-.

En el edificio, los internos bloquearon con muebles el acceso a la sala de educadores y abrieron una ventana para subir a la azotea. Mientras, cinco vigilantes de seguridad se estaban movilizando para proveerse con cascos, escudos y una escalera.

Los vigilantes consiguieron bloquear a uno de los internos, mientras que otros tres lograron escalar al tejado y llegar a campo abierto. Un vigilante que intentó detenerlos fue agredido por uno de los internos.

Contador

Lo más leído en Islas Baleares