23 de septiembre de 2019
  • Domingo, 22 de Septiembre
  • 14 de abril de 2014

    El Govern e Inspección de Trabajo acuerdan colaborar con los ayuntamientos para combatir la economía sumergida

    Reunión en la Conselleria de Economía y Competitividad, con el presidente de la Felib, Joan Albertí

    El Govern e Inspección de Trabajo acuerdan colaborar con los ayuntamientos para combatir la economía sumergida
    CAIB

    PALMA DE MALLORCA, 14 Abr. (EUROPA PRESS) - -

    El Govern balear y la Inspección de Trabajo establecen un marco de colaboración con los ayuntamientos contra la economía sumergida, de modo que los municipios se implicarán en la lucha contra el trabajo irregular.

    En el transcurso de la reunión, Govern e Inspección han establecido un marco de colaboración con los ayuntamientos para combatir conductas "insolidarias e injustas", tal y como establece el convenio suscrito a principios de marzo por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Bañez y el presidente autonómico, José Ramón Bauzà.

    El director general de Trabajo y Salud Laboral, Onofre Ferrer, ha recibido en la Conselleria de Economía y Competitividad, junto a la directora territorial de la Inspección de Trabajo, Rosario Mora, al presidente de la Federación de Entidades Locales de las Islas (Felib), Joan Albertí.

    A la salida del encuentro, Ferrer ha subrayado los intereses comunes de los participantes: "proteger a las personas que cumplen, frente a los que se aprovechan de una situación de economía sumergida o ilegal para obtener mayores beneficios".

    Asimismo, ha explicado que con las vías abiertas, las actuaciones podrán ser más eficaces porque "son los ayuntamientos los que conocen mejor las realidades más cercanas. Esperamos que esta colaboración nos permita optimizar y focalizar la labor inspectora en los que realmente necesitan que se les inspeccione", ha dicho.

    El plan de acción contra la economía sumergida y el trabajo irregular dota al Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social en Baleares de los recursos necesarios para potenciar y mejorar la eficacia de los mecanismos de control e intensificar las actuaciones de carácter documental y presencial en este ámbito, con un doble propósito: la disuasión, por un lado, y la reacción, por otro.

    El principal objetivo es, según establece el texto suscrito en el Consolat de Mar el pasado 3 de marzo, "evitar conductas que generan desprotección social de los trabajadores, competencia desleal y evasión de cotizaciones sociales derivadas de las relaciones laborales".