18 de enero de 2020
  • Viernes, 17 de Enero
  • 19 de febrero de 2014

    El Govern y Proyecte Jove colaboran en el tratamiento de deshabituación de drogas de jóvenes con medidas judiciales

    Esta medida ha logrado una tasa de efectividad del 62,5%

    El Govern y Proyecte Jove colaboran en el tratamiento de deshabituación de drogas de jóvenes con medidas judiciales
    CAIB

    PALMA DE MALLORCA, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

    La Conselleria de Familia y Servicios Sociales, mediante la Fundación Instituto Socieducativo s'Estel, y Projecte Jove han firmado un convenio para asegurar el mantenimiento del servicio de tratamiento de deshabituación de consumo de drogas entre jóvenes y menores con medidas judiciales durante el 2014.

    Se trata del segundo año consecutivo que este programa estará en marcha, después de la experiencia iniciada en diciembre de 2012 y, que durante su primer ejercicio de vigencia, haya logrado una tasa de efectividad del 62,5%, según los datos aportados por la Fundación Projecte Jove.

    En conformidad con el acuerdo subscrito este miércoles por la presidenta de la Fundación Instituto Socioeducativo S'Estel, Apol·lònia Socias, y el vicepresidente de la Fundación Projecte Jove, Bartomeu Català, la Conselleria aportará 112.000 euros para el mantenimiento de siete plazas residenciales en un piso de la Fundación Projecte Jove, según ha informado el Govern en un comunicado.

    Allí podrán ser derivados los jóvenes que cumplan medidas de internamiento de régimen abierto o semiabierto que prevé la legislación reguladora de la responsabilidad penal de los menores y que tengan problemas de drogadicciones.

    Ambas instituciones se comprometen a colaborar en la elaboración y la aplicación de programas y actuaciones educativas y preventivas en materia de drogas y otras sustancias psicotrópicas, así como a llevar a cabo intervenciones individualizadas.

    El programa --residencial, educativo y preventivo-- pone un énfasis especial en la resocialización de los residentes y en la implicación de sus familias.

    Los menores o jóvenes que se pueden beneficiar de este programa son aquellos que cumplen alguna medida de internamiento en régimen abierto o semiabierto en alguno de los centros socioeducativos que gestiona la Consellería de Familia y Servicios Sociales.

    La propuesta sale del equipo de profesionales y dirección de los centros socioeducativos, con el visto bueno de los juzgados correspondientes. También es posible que el juzgado lo dictamine expresamente en la sentencia.

    Los jóvenes propuestos tienen que superar una valoración que evalúa las circunstancias personales, familiares, médicas, sociales, etc. del potencial usuario, para ver si está capacitado para realizar un tratamiento de rehabilitación y reinserción.

    Igualmente, los profesionales de Projecte Jove hacen entrevistas individuales para examinar la predisposición del joven a participar. En este sentido, se tiene que recordar que, para entrar a un programa de deshabituación de drogas, es imprescindible la voluntariedad.

    Además del personal destinado por la Fundación Projecte Jove en este programa, la Fundación S'Estel financia tres monitores, que hacen las tareas de supervisión del piso en que se lleva a cabo la estancia residencial y organizan los trabajos de los menores, las salidas o la gestión de la medicación, en el casos necesarios.

    La consellera, Sandra Fernández, ha destacado que el Govern ha querido apostar por este tipo de programas destinados a los jóvenes con medidas judiciales puesto que superar el problema de consumo de drogas es fundamental para poder reinsertarse y recuperar la normalidad.

    También ha comentado que hay una coordinación continua entre Conselleria y jueces y fiscales para que se potencien las medidas de régimen abierto o semiabierto, más beneficiosas en muchos de casos.

    Por su parte, el presidente de Proyecto Hombre en Baleares, Bartomeu Catalá, ha hablado de la importancia del programa y ha comentado que se trata de un tipo de medida que era demandada por los jueces desde hace años.

    BALANCE DEL PRIMER AÑO DE VIGENCIA

    Durante el primer año de vigencia, la Dirección general de Familia y Menores propuso la derivación al servicio de deshabituación de consumo de drogas un total de 15 casos. De estos, dos no presentaban un perfil adecuado, por lo tanto no superaron el proceso de valoración.

    Se decidió que, con el perfil y situación de estos dos usuarios, no era conveniente iniciar un proceso de alta exigencia y que era más conveniente que continuaran en el centro Es Pinaret, donde reciben un tratamiento específico y adaptado, mediante los programas y técnicos del centro.

    De los 13 casos restantes, uno se encuentra a la espera de resolución judicial para entrar; 4 están en situación de valoración en el centro de día de la Fundación Projecte Jove y 8 ingresaron efectivamente en el programa objeto del convenio que se ha firmado hoy, tal y como ha explicado el director de Projecte Jove, Carlos Campoy.

    Campoy también ha señalado que de estos 8 jóvenes, dos consiguieron el alta terapéutica después de superar con éxito la medida; otro cumplió con éxito la medida, pero sin alta terapéutica, dado que había cumplido la medida antes de obtenerla y por iniciativa siguió con el programa; otro se encuentra en la fase final del tratamiento, y el último continúa cumpliendo con los objetivos del programa, aunque no se encuentra en una fase avanzada.

    Por lo tanto, la Fundación Projecte Jove valora que la tasa de efectividad de este nuevo recurso terapéutico de alta exigencia es del 62,5%. Así, de los 8 jóvenes que ingresaron, tres abandonaron el tratamiento sin acabarlo.