25 de mayo de 2019
  • Viernes, 24 de Mayo
  • 24 de mayo de 2014

    El Govern recibe 145 reclamaciones por supuestas inspecciones irregulares de gas en los últimos 15 meses

    PALMA DE MALLORCA, 24 May. (EUROPA PRESS) -

    El Govern ha recibido, durante los últimos 15 meses, 145 reclamaciones y cerca de 80 consultas por "supuestas" inspecciones irregulares de gas y abusos de empresas instaladoras, que han sido trasladadas a los cuerpos de seguridad.

    Por ello, en un comunicado, el director general de Industria y Energía, Jaume Ochogavía, ha recordado a los usuarios que encarguen las inspecciones a empresas de su confianza y que no se dejen "amenazar ni presionar" por "supuestos inspectores de gas" que acuden en los domicilios coaccionando a los usuarios.

    Los controles periódicos de las instalaciones receptoras de gas están reguladas por la normativa vigente y cabe diferenciar dos tipos de controles. Los primeros son para las instalaciones alimentadas desde redes de distribución con contadores de consumo de lectura individual, son las que corresponden a gas canalizado (antes gas ciudad) o gas distribuido desde un depósito en urbanizaciones o en edificios.

    Los segundos están dirigidos a las instalaciones alimentadas desde depósitos fijos, envases o botellas. Normalmente son las instalaciones individuales de gas propano o gas butano.

    En el primer caso, instalaciones conectadas a la red, la empresa distribuidora es la encargada de efectuar cada cinco años el control periódico. Se conoce como 'inspección periódica', y la realiza la empresa distribuidora con personal propio o contratado y repercute el coste de la inspección al usuario de acuerdo con las tarifas establecidas (43 euros más el IVA).

    En el caso de las instalaciones alimentadas desde depósitos fijos, envases o botellas, el usuario o titular es el responsable de encargar el control periódico a una empresa instaladora habilitada por la administración. Es el usuario el que tiene que elegir la empresa encargada de hacer la revisión y el coste de esta revisión está sujeto al libre mercado. Se conoce como 'revisión periódica' y también se tiene que realizar cada cinco años.

    Es precisamente en relación a estos tipos de instalaciones donde se registran denuncias y consultas, la mayoría de las cuales coinciden en que operarios de algunas de las empresas se presentan en el domicilio, identificándose como inspectores, o bien que vienen de parte de la Dirección General de Industria y Energía y, abusando de la confianza y desconocimiento de las personas, actúan de manera comercialmente agresiva, coaccionando a los usuarios, amenazando con denunciar al usuario ante la Dirección General.

    Los usuarios afectados por estos tipos de actuaciones, suelen firmar los documentos de haber recibido previamente el presupuesto antes de la realización de los trabajos, de aceptación del presupuesto, y de conforme con la factura.

    Dentro del presupuesto y factura normalmente incluyen el cambio de tuberías y de reguladores (por encima del precio de mercado) y un contrato de mantenimiento por un periodo de cinco años donde normalmente han incluido un 'vale' para la revisión periódica que para hacerlo efectivo el usuario tiene que contactar o citar a un teléfono. Con esta actuación el certificado de revisión periódica no está cumplimentado, y el usuario se encuentra incumpliendo la obligación de tener la revisión en el día.

    Para evitar estas prácticas abusivas se recomienda al usuario o titular de las instalaciones de gas butano que contraten a una empresa instaladora de gas de su confianza, y no dejen actuar a cualquiera que se presente en su domicilio ofreciéndole sus servicios.

    Además, el Govern aconseja a los titulares de gas butano que comprueben si tiene la revisión de su instalación al día con el correspondiente certificado emitido por empresa instaladora de gas debidamente habilitada y que, si no es así, contraten exclusivamente a una empresa instaladora de gas de su confianza, puesto que es él el encargado de solicitar esta revisión cada cinco años.

    También le recomienda no dejar entrar en el domicilio particular a ninguna persona que le ofrezca la revisión de la instalación de gas si no lo ha solicitado y explica que las gomas del butano no se tienen que cambiar si no están defectuosas o caducadas.

    Además, el regulador y las abrazaderas de las bombonas de gas butano no tienen caducidad determinada y, si fuera necesario el cambio por avería o deterioro, el instalador será el que lo recomiende, para que el titular de la instalación autorice o no la sustitución.