8 de diciembre de 2019
  • Sábado, 7 de Diciembre
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 28 de julio de 2010

    La Guardia Civil conduce a Alejandro de Abarca ante el juez

    La Guardia Civil conduce a Alejandro de Abarca ante el juez
    EP

    PALMA DE MALLORCA, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Guardia Civil ha conducido esta mañana a Alejandro de Abarca, presunto asesino de Ana Niculai, al juzgado de instrucción número de 1 de Inca para que preste declaración ante el juez, informaron fuentes del Instituto Armado a Europa Press, que señalaron que las fuerzas del orden han desplegado un importante dispositivo policial alrededor del juzgado ante la gran expectación mediática y popular levantada por la llegada del presunto asesino.

    De Abarca fue detenido el pasado lunes por la Guardia Civil tras permanecer huido siete días, después de que no regresara al centro de reinserción social de Palma tras un permiso, y su huida coincidiera con la desaparición de la joven rumana Ana Niculai, quien fue hallada con las manos atadas y calcinada en el maletero de un vehículo, aparcado en la carretera del municipio mallorquín de Muro.

    Así, tras una intensa búsqueda por varias localidades de la Part Forana, Alejandro de Abarca fue detenido este lunes en un punto próximo a la depuradora de Selva, después de que varios vecinos declararan haberle visto en Búger. El sospechoso ha pasado dos días en las dependencias de la Guardia Civil, donde en un primer momento se negó a declarar, y posteriormente rechazó cualquier implicación en el crimen de Ana Niculai.

    La familia de la víctima convocó en la tarde de ayer una rueda de prensa en la que expresó su estupefacción por que un hombre que acumula varios delitos de robo y un delito sexual pueda disfrutar de un permiso, en el que presuntamente aprovechó para secuestrar y asesinar a la joven.

    Ana Niculai fue secuestrada la mañana del pasado día 19 de julio cuando se disponía a salir del garaje en el que guardaba su vehículo para acudir a su lugar de trabajo, un bar que regentaba, junto a una socia, en la calle Socorro de Palma.