21 de abril de 2019
  • Sábado, 20 de Abril
  • Viernes, 19 de Abril
  • 13 de octubre de 2010

    Un hombre será juzgado este miércoles por abusar sexualmente de una menor desde que tenía siete años

    PALMA DE MALLORCA, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Un hombre se sentará este miércoles en el banquillo de los acusados por presuntamente haber abusado sexualmente de una menor desde que ésta tenía siete años, una niña de la que no era padre biológico aunque había reconocido como hija, y a la que amenazaba con matarla para obtener su silencio con expresiones como "si lo cuentas acabarás bajo tierra". El inculpado, para quien la Fiscalía solicita 18 años de cárcel, será juzgado desde las 9.30 horas por la sección de refuerzo de la Audiencia Provincial de Palma.

    El Ministerio Público, en su escrito de calificación provisional, acusa a Sebastián A.M. de dos delitos continuados de abuso sexual, por cada uno de los cuales solicita nueve años de cárcel. Asimismo, reclama que indemnice a su presunta víctima con 6.000 euros por los daños psicológicos causados, y le prohíbe acercarse a ella a una distancia menor de 300 metros durante diez años.

    Tal y como sostiene la acusación, en fechas no determinadas pero desde que la menor, nacida en 1991, contaba con siete años de edad, el procesado la desnudaba varias veces por semana, al igual que hizo él mismo, y le tocaba todo el cuerpo "con la intención de satisfacer sus instintos sexuales". En ocasiones, el procesado llegó incluso a forzarla para intentar violarla, si bien no lo logró ninguna vez a tenor de la fuerza que la niña ejercía para que evitarlo.

    Posteriormente, el 17 de enero de 2002 la menor fue tutelada por los Servicios Sociales por una denuncia de malos tratos por parte del padre, aunque cuando seis meses después regresó a casa, los abusos continuaron "pese a la esperanza de la menor de que con la denuncia todo cambiaría". Todo ello mientras el acusado la amenazaba con matarla en caso de que dijera algo sobre lo que ocurría.

    La situación continuó hasta que el 21 de febrero de 2005 la afectada, que en la actualidad cuenta con 19 años, denunció los abusos en el centro escolar y al día siguiente la Entidad Pública de Protección declaró el desamparo, asumiendo nuevamente la tutela.