9 de diciembre de 2019
  • Domingo, 8 de Diciembre
  • Sábado, 7 de Diciembre
  • 19 de febrero de 2014

    El Hospital Comarcal de Inca aborda las necesidades nutricionales de los pacientes oncológicos

    El responsable de esta especialidad, el doctor Onofre Pons, indica los requerimientos que presentan dependiendo de la fase de la enfermedad

    PALMA DE MALLORCA, 19 Feb. (EUROPA PRESS) - -

    El doctor especialista del Servicio de Oncología del Hospital Comarcal de Inca, Onofre Pons, ha dirigido una sesión clínica en la que ha abordado las necesidades nutricionales de los pacientes oncológicos.

    Esta acción formativa, que ha tenido lugar en el salón de actos del Hospital, ha sido seguida por un numeroso grupo de profesionales, entre los cuales facultativos y personal de enfermería, según ha informado el Govern en un comunicado.

    El doctor Pons ha explicado que en los pacientes afectados por patologías oncológicas es importante distinguir los requerimientos que necesitan según la fase de la enfermedad. Concretamente se ha referido a los pacientes que reciben un tratamiento activo, a los que presentan un estado avanzado de la enfermedad y a los que ya están en la etapa terminal.

    Por lo que respecta al estado de malnutrición de los pacientes oncológicos, el doctor Pons ha señalado que tanto los efectos causados por la enfermedad como los tratamientos a los que se someten son factores que propician las deficiencias alimentarias que a menudo presentan.

    En consecuencia, ha observado la necesidad de optimizar la situación de los pacientes para lograr que estén en condición de afrontar el tratamiento en las mejores condiciones nutricionales posibles.

    En este sentido, ha recordado que la albúmina es la proteína que transporta la mayoría de los fármacos y que el control de la glucemia es un factor de pronóstico demostrado, por lo que ha aseverado que son indicadores de control nutricional muy importantes, especialmente cuando estos pacientes sean muy susceptibles a los ingresos hospitalarios o a tener que someterse a intervenciones quirúrgicas o recibir sesiones de radioterapia, entre otras circunstancias que pueden agravar su estado.

    En consecuencia, el doctor Pons ha indicado la necesidad de hacer una valoración del paciente considerando sus hábitos alimentarios y los resultados obtenidos de una exploración a fin de determinar su situación nutricional, basándose en los estándares establecidos: MNA (mini nutritional assessment, "minivaloración nutricional") y MUST (malnutrition universal screening tool, "herramienta de detección universal de la desnutrición").

    Los resultados obtenidos aportan la información necesaria para abordar las estrategias que contrarresten los posibles efectos adversos _vómitos, diarreas, etc._ que puedan provocar los tratamientos a los que el paciente tendrá que someterse.

    ESTRATEGIAS

    Por otro lado, el doctor Pons ha defendido que uno de los elementos fundamentales para que los pacientes oncológicos puedan afrontar estas dificultades son los hábitos alimentarios que adopte para que su estado nutricional no se deteriore.

    Entre otras propuestas, ha recomendado intensificar el número de ingestas en pequeñas cantidades, usar platos pequeños para que las raciones se perciban de una manera más asequible, elegir los alimentos que resulten más apetecibles e incorporar a la dieta una merienda más completa a lo largo de la mañana. Ha añadido que hay otras opciones complementarias, como los soportes calóricos, de proteínas, de glutamina y los fármacos que puedan reducir los efectos adversos del tratamiento.

    "NO ME COME NADA"

    En los casos en que los familiares del paciente manifiestan a menudo que "no me come nada" debido a que ya está en una fase avanzada de la enfermedad, este especialista en oncología del Hospital Comarcal de Inca considera que los objetivos deben cambiar para adecuarlos a las nuevas condiciones que el enfermo presenta, pues en esta fase no es la malnutrición lo que acelerará y deteriorará su salud, sino el tipo de cáncer nocivo que padece.

    En esta circunstancia, el doctor Pons considera que las estrategias que eran efectivas en los estadios anteriores de la enfermedad dejan de ser válidas y que por ello es más importante preservar el bienestar del paciente, ya que su estado nutricional se convierte en una prioridad secundaria.

    Así pues, considera que es primordial transmitir a la familia que el problema fundamental es la propia patología, no sus carencias nutricionales, por lo que deben aceptar las demandas y los deseos del enfermo y no obligarle a hacer las ingestas que rechace.

    Para terminar, el doctor Pons ha aprovechado su intervención para prevenir sobre los mitos y las modas acerca de las cualidades curativas de ciertos alimentos. En este sentido, ha insistido en la necesidad de restringir las recomendaciones alimentarias tan solo a las fundamentadas en investigaciones sobre nutrición hechas con rigor científico.

    Asimismo, ha indicado que las conclusiones, los conocimientos y las experiencias que ha expuesto son el resultado del ejercicio de su profesión a lo largo de las casi tres últimas décadas, en que ha trabajado con pacientes oncológicos.

    Por eso ha señalado que una supuesta nutrición idónea _e incluso con efectos curativos para este tipo de enfermedad_ suscita a menudo tesis especulativas, que solo sirven para condicionar el comportamiento del paciente y de sus familiares, y que se trata de teorías que no están acreditadas por el colectivo médico, que provocan efectos adversos _como una presión contraproducente_ y que, además, solo contribuyen a perjudicar el bienestar del paciente.