28 de noviembre de 2020
1 de septiembre de 2007

El mal uso del fuego y las colillas mal apagadas son las causas principales de los incendios forestales en las Pitiusas

IBIZA, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

El mal uso del fuego y las colillas mal apagadas son las causas principales de incendios forestales en Eivissa y Formentera, tal y como expuso a Europa Press la jefa de Sección de Incendios Forestales de la Conselleria de Medio Ambiente, Catalina Puig, quien afirmó que las cifras de este verano "no son preocupantes, ya que se mantienen estables en relación al conjunto del año".

En este sentido, Puig apuntó que concretamente en Eivissa el número de incendios es constante a lo largo del año, produciéndose alrededor de 32 fuegos, eso sí, de poca superficie, "básicamente debido a que las Pitiusas cuentan con un operativo de emergencia muy rápido y efectivo y a que las condiciones meteorológicas no han sido especialmente desfavorables".

Este año la superficie quemada no llega a las cuatro hectáreas, por lo que se trata de pequeños terrenos, aunque Puig manifestó que, en cualquier caso, "es imprescindible mantener el operativo dispuesto ante cualquier eventualidad".

Para Puig, "tristemente las causas de los incendios forestales son principalmente debidas a negligencias o incluso son provocados, por lo cual la concienciación es fundamental para prevenir estos hechos". La jefa de sección matizó que aunque las campañas impulsadas desde las instituciones son útiles "no sirven para disminuir de forma significativa los ratios de causalidad".

Además, la experta destacó que en Eivissa proliferan los incendios causados por las colillas, aunque también es fundamental controlar el uso del fuego, "no sólo ya dentro de zona forestal en la que está completamente prohibido, si no en cualquier zona cercana, puesto que comportamientos que parecen inofensivos pueden tener consecuencias nefastas".

Según la jefa de sección de incendios forestales, en estos momentos existe un despacho automático que actúa ante cualquier aviso de posible incendio militar y mediante el cual se da salida a un avión de carga en tierra, con 3.000 litros de agua y un helicóptero con una bolsa de gran tamaño para transportar agua.

Asimismo, también existen dos brigadas y dos tanquetas más "que salen inmediatamente, es decir, en muy breve tiempo se moviliza mucho personal para una intervención básica para controlar los posibles focos".