12 de diciembre de 2019
25 de mayo de 2010

Manera admite que no hay "nada en firme" sobre la fiscalidad de las clases altas porque la prioridad es recortar gastos

PALMA DE MALLORCA, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Economía y Hacienda, Carles Manera, admitió hoy que no hay "nada en firme" sobre la posibilidad que se está contemplando de aumentar el tramo autonómico del IRPF a las rentas más altas de Baleares, ya que, según subrayó, en estos momentos, la prioridad del Govern no es incrementar los ingresos, sino recortar los gastos en el sector público "racionalizando el capítulo de personal y bloqueando y retrasando las inversiones no comprometidas".

En los pasillos del Parlament, Manera recordó que, en caso de que se aumentara el tramo autonómico del IRPF para las rentas más altas, esta medida no se podría aplicar hasta el 2011 porque la campaña de la renta ya está en marcha, mientras que, por otro lado, indicó que el Ejecutivo está "pensando" en la posibilidad de implantar un impuesto ecológico similar al que existe en otras Comunidades Autónomas, pero que "en ningún caso sería una ecotasa".

El conseller insistió en que lo que están reclamando el Banco Europeo y la unión monetaria son "acciones sobre el gasto y no sobre los ingresos", si bien recalcó que Baleares tiene garantizadas inversiones de 700 millones de euros, que ya están en trámites administrativos y, en algunos casos, en fase de adjudicación y licitación. "Las inversiones no se paralizarán en esta Comunidad", sentenció.

Manera indicó que la racionalización del capítulo de personal y el retraso de las inversiones no comprometidas debe afectar a todas las empresas públicas de Baleares, incluida IB3, si bien recordó que Baleares "ya ha hecho un esfuerzo importante de austeridad al respecto, tras disminuir en un 6 por ciento los Presupuestos de la Comunidad para 2010, algo que no había pasado nunca".

"Si hay que hacer un sobreesfuerezo, éste será menor que el que tendrán que hacer otras Comunidades Autónomas que no han presupuestado de forma tan restrictiva como nosotros", aseveró el conseller de Economía y Hacienda, quien dijo que pese a los recortes, mantiene el crecimiento negativo de -0,9 por ciento de la economía balear para este año, si bien "no es un dogma de fe, por lo que no es un dato inamovible".

En esta línea, dijo que esta previsión, contemplada en el primer informe de coyuntura de 2010, era "muy conservadora", frente a las previsiones de otros organismos, como las Cámaras de Comercio, que son "más optimistas". Manera aseveró que estará contento de haberse equivocado, en caso de que tenga que cambiar la previsión de crecimiento, siempre y cuando se sitúe por encima del -0,9 por ciento.