23 de mayo de 2019
  • Miércoles, 22 de Mayo
  • 9 de agosto de 2008

    Una media de cinco jóvenes se quedan tetrapléjicos cada año en Baleares por zambullidas fatales en la playa

    PALMA DE MALLORCA, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

    Una media de cinco jóvenes se quedan parapléjicos o tetrapléjicos cada año en Baleares a raíz de las graves lesiones que sufren como consecuencia de no calcular debidamente la profundidad del mar cuando se lanzan de cabeza desde lo alto de una roca. A estas lesiones con afectación de la médula espinal, se suman decenas de traumatismos menos graves pero provocados por las mismas causas.

    El 90 por ciento de los afectados por estos accidentes son niños y jóvenes de entre 15 y 30 años, según informó en declaraciones a Europa Press el traumatólogo del Hospital de Son Dureta Miquel Mir, quien resaltó la importancia de ser "muy prudentes" a la hora de lanzarse en una playa o piscina de cabeza, porque las consecuencias pueden ser "irreversibles". Normalmente, los casos más graves se producen en playas, donde los bañistas "no calculan" la profundidad.

    Asimismo, la mayoría de caídas las sufren visitantes a las islas que "no conocen las playas". Mir señaló que seis casos al año de jóvenes que se quedan de por vida en una silla de ruedas o en el peor de los casos, postrados en una cama, "es muchísimo".

    En este punto se refirió a otro tipo de caídas, también evitables, que se producen desde los balcones y ventanas de los hoteles. La mayoría de los precipitados son jóvenes turistas y en un 90 por ciento de las ocasiones el "alcohol está de por medio". "La alegría de las vacaciones y la euforia desorbitada que les proporciona el alcohol hace que no vean el peligro", lamentó.

    Mir fue contundente y pidió a la población, a los jóvenes especialmente, que sean "mucho más prudentes" en este tipo de situaciones porque las consecuencias son "gravísimas". A un chico de 15 años que se queda tetrapléjico "se le rompe la vida" y lo más grave es que hubiera podido evitar la caída.

    Así, para evitar estas lesiones, Mir recomendó no lanzarse al agua en zonas desconocidas, evitar bucear o saltar en aguas turbias, tener especial cuidado con los más pequeños, evitar el consumo de alcohol antes de cualquier actividad en el agua, usar chalecos salvavidas cuando sea oportuno y prestar mucha atención a las mareas. En el peor de los casos, si se produce un accidente, es muy importante inmovilizar el cuello del herido y evitar moverle la columna.