15 de septiembre de 2019
  • Sábado, 14 de Septiembre
  • 1 de noviembre de 2009

    Pimem critica que el Pacto por la Competitividad "no ha servido para nada" porque siguen desapareciendo empresas

    Acusa a los políticos de Baleares de "estar más pendientes de sus problemas judiciales" y no del problema de tener una mano de obra "totalmente obsoleta"

    PALMA DE MALLORCA, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de la Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (Pimem), Juan Cabrera, criticó hoy que el Pacto por la Competitividad, la Cohesión Social y el Empleo, firmado el pasado 25 de junio por el Govern, la CAEB y los sindicatos UGT y CCOO, "no ha servido para nada", debido a que, según señaló, continúan desapareciendo empresas, al tiempo que se incrementa el número de parados en Baleares, hasta el punto de que "en diciembre o en enero se pueden alcanzar los 100.000".

    En declaraciones a Europa Press, Cabrera informó de que, actualmente, la Pimem está realizando un estudio, que esperó tenerlo finalizado el próximo mes de noviembre, con el fin de saber realmente cuál es el número de empresas que han cerrado en los últimos meses, teniendo en cuenta que la temporada turística "no ha sido buena" y que, sumado a la morosidad que sufren en los pagos, "no han visto la posibilidad de seguir adelante".

    Por otro lado, indicó que si el Pacto por la Competitividad, que contempla 17 acuerdos entre Govern, patronal y sindicatos y una inversión de 540 millones de euros para 2010, hubiera aplicado medidas a corto plazo, "hubiese servido para algo", pero, por el momento, según insistió, no ha tenido ningún reflejo en la economía de las islas, ni en el cambio de modelo que se pretende con esta iniciativa.

    Así, consideró que el Govern "no ha estado a la altura" para afrontar la actual situación económica, al tiempo que acusó a los partidos políticos de Baleares de "estar más pendientes de sus problemas judiciales, que de lo que realmente preocupa a los ciudadanos, que es una cantidad de paro como nunca se había visto en Baleares y una mano de obra totalmente obsoleta".

    Por otro lado, criticó que la elaboración del Plan por la Competitividad, tras la firma el 24 de noviembre de 2007 de las bases por el diálogo social entre el Govern, la CAEB y UGT y CCOO, se hizo bajo la premisa de que la caída en el sector del ladrillo iba a ser compensada por los servicios, que, en principio, se pensaba que iban a absorber a un gran número de trabajadores de la construcción en paro.

    INVIERNO "DURO"

    Sin embargo, recordó que todas estas previsiones "han fallado", por lo que lejos de mejorar la situación económica, auguró un invierno "duro" que, a su juicio, puede ser "desastroso" si se superan los 100.000 parados en el archipiélago. Por esta razón, exigió al Ejecutivo balear, así como a la CAEB y a los sindicatos que se "sienten de una vez por todas para alcanzar un acuerdo respecto al modelo económico con una visión de diez o quince años en el que se apueste por la calidad en el sector turístico".

    En este sentido, Cabrera criticó el hecho de que "con la que está cayendo" la Conselleria de Turismo vaya a sufrir un recorte de un 5,59 por ciento en los Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2010, cuando, a su juicio, este departamento es el que "realmente debe velar pos los intereses de Baleares", teniendo en cuenta que es el pilar básico de la ecocnomía de las islas.

    Por otra parte, consideró que con independencia de la actual situación económica, el Ejecutivo balear debería hacer una apuesta por la estacionalidad turística y por las Pymes, debido a que, según recordó, "son las que están soportando actualmente la continuidad de los empleos".

    Asimismo, instó al Govern y a los empresarios a que cambien la actual "imagen de desconfianza" en la economía de las islas, debido a que a diferencia de otros destinos turísticos, Baleares cuenta con una capacidad para "salir por sí misma de la crisis" y que, en su opinión, se debe potenciar, en lugar de esperar únicamente a que Alemania y Reino Unido recuperen su actividad económica.

    Sin embargo, Cabrera criticó que muchos Ayuntamientos del archipiélago están incrementando su deuda, hasta el punto de que "aquí no paga nadie" a las Pymes, mientras que muchas empresas no pueden acceder al Plan del Instituto de Crédito Oficial (ICO), debido a que "difícilmente" pueden presentar las garantías de solvencia que se les exige para acceder a este tipo de préstamos.

    Finalmente, esperó que en 2011 se mejore la financiación del Estado hacia Baleares con la entrada en vigor del nuevo modelo, si bien consideró que tanto el PP, como el PSOE "nos van a valorar muy poco" hasta que el archipiélago no esté presidido por un partido autonómico "fuerte", cuyo voto sea necesario para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, "tal como sucede en otras Comunidades, como Canarias".