16 de diciembre de 2019
  • Domingo, 15 de Diciembre
  • Sábado, 14 de Diciembre
  • 29 de junio de 2010

    La Policía Nacional realiza varios registros en Mallorca en el marco de las investigaciones sobre el Ibatur

    PALMA DE MALLORCA, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La Policía Nacional está llevando a cabo registros desde primera hora de la mañana en varias empresas de diversos puntos de Mallorca, dentro de la denominada 'operación Pasarela', que arrancó hoy por orden del juez de Instrucción número dos de Palma que investiga el presunto desvío de fondos públicos durante la pasada legislatura a través del Instituto Balear de Turismo (Ibatur).

    Así lo informaron a Europa Press fuentes del caso que señalaron que por el momento no se ha producido ninguna detención, aunque la jornada se prevé bastante larga y por lo tanto no se descartan arrestos ni nuevos registros.

    Las mismas fuentes informaron que la policía ha realizado un amplio despliegue en estos diversos puntos, para la cual va a contar con el apoyo de varios jueces y secretarios jueces de Mallorca, para que puedan estar presentes en los diversos registros, entre ellos, el juez del juzgado de instrucción número 7 de Manacor.

    Estas actuaciones se producen en el marco del denominado caso Ibatur, que se inició en febrero de 2009 con la detención del ex secretario de esta empresa pública, Miquel Àngel Bonet.

    El imputado no sólo reconoció haber defraudado a las arcas públicas 20.000 euros mediante contratos irregulares entre 2006 y 2007 a una familiar nonagenaria, motivo por el cual fue arrestado, sino que confesó además haber hecho lo mismo en seis ocasiones más con otros tres o cuatro familiares haciéndolos pasar por proveedores y malversando hasta un total de 85.000 euros, la misma cantidad por la que se encuentra en libertad bajo fianza.

    Bonet, admitió que aprovechó su cargo como secretario del Ibatur durante el Govern de Jaume Matas para emitir facturas por unos trabajos que nunca se realizaron ingresando el coste de los mismos en la cuenta bancaria de alguna de las personas de su entorno, quienes, posteriormente, le entregaban el dinero que había desviado.

    La Fiscalía abrió diligencias informativas a principios del pasado año para indagar presuntas irregularidades en la gestión del Ibatur, principalmente en relación a actos de promoción turística.