3 de diciembre de 2020
21 de agosto de 2007

El PP quiere revisar las cámaras de seguridad del metro para esclarecer lo ocurrido en la estación de Son Sardina

Acusan al Govern de retrasar intencionadamente la reapertura de la línea para desprestigiar la obra del Ejecutivo de Matas

PALMA DE MALLORCA, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

El PP en Baleares anunció hoy su intención de pedir todos los informes sobre el cierre de la línea de metro de Palma tras la inundación de la estación de Son Sardina y de revisar las cámaras de seguridad para esclarecer lo ocurrido ante la opinión pública, ya que, según afirman, "el Govern ha aprovechado los desperfectos ocasionados por la lluvia para cuestionar la política de infraestructuras del PP y criticar el transporte público".

En un comunicado, los 'populares' manifestaron sus sospechas de que la Conselleria de Movilidad y Transporte "demora la reapertura de la línea del metro intencionadamente". Aseguran que los técnicos de este departamento habían informado a las 12.00 horas de hoy de que el metro podía funcionar "con toda normalidad".

Consideran que el conseller Biel Vicens debería aportar soluciones al percance, "tal y como acostumbran los buenos políticos", en lugar de "desprestigiar el transporte público y a quienes lo han hecho posible". "El Govern de Jaume Matas acometió la mayor obra viaria de la historia de las Illes Balears, lo que supone un gran orgullo para el PP", subrayaron.

La diputada 'popular' Mabel Cabrer, ex consellera de Obras Públicas, Vivienda y Transportes, recalcó que el metro Palma-UIB es un transporte público "seguro" y que "con el PP funcionaba", por lo que consideró que "no es lógico desacreditar de esta manera al metro".

Cabrer también aseveró que "si el Govern del sextapartito no está capacitado para gestionar el metro, el PP les puede asesorar". "Me molesta que se genera alarma entre los ciudadanos y, especialmente, entre los usuarios", añadió.

"La apuesta por el transporte público y por la línea de metro entre Palma y la Universitat de les Illes Balears fue clara y rotunda. No podemos, bajo ningún concepto, que un desperfecto provocado por la lluvia, como otros ocurridos en el día de hoy, pueda aprovecharse para arremeter contra nuestra formación y la obra del metro", concluyó.