24 de mayo de 2019
  • Jueves, 23 de Mayo
  • 30 de enero de 2010

    El PSIB advierte a Nadal de que es UM quien debe decidir sobre su futuro por encima de "personalismos e intereses"

    PALMA DE MALLORCA, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La secretaria de Organización del PSIB, Rosamaria Alberdi, advirtió hoy al concejal de UM en Palma Miquel Nadal, que es la formación y su presidente, Miquel Melià, quienes deben hacer cumplir el código ético sobre el edil, por encima de los "personalismos e intereses" del regidor imputado por presunta corrupción en los casos conocidos como Maquillaje y Can Domenge.

    Así lo puso de manifiesto ante los medios durante el acto solidario convocado por las Juventudes Socialistas en favor de los damnificados de Haití, en respuesta al mensaje lanzado ayer por Nadal en la cena de Navidad de UM Palma, donde aseguró ante unos 2.000 simpatizantes que "no me rendiré" y que cumplirá con todos ellos.

    Sin embargo, Alberdi, tras mostrar su "extrañeza" por la convocatoria del acto de anoche, "que daba la impresión de ser una despedida", recalcó que el "interlocutor" a la hora de aplicar el código ético "es UM". Así, se mostró convencida de que Melià "quiere cumplir el pacto para la transparencia y por ello está realizando los pasos necesarios".

    "Nadal no puede ser interlocutor y los más interesados en cumplir este pacto es UM", incidió la dirigente socialista, quien aseveró que "si enmedio hay personalismos e intereses, a veces hacen perder la credibilidad y el partido debe recuperarla". "Todo el mundo debe velar por la estabilidad de los socios de gobierno", zanjó al respecto Alberdi, apuntando que será la próxima semana o la siguiente cuando se produzca una reunión de seguimiento del Pacte.

    RETRASAR LA EDAD DE JUBILACIÓN

    Por otro lado, se refirió a la propuesta del Gobierno central de retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años a partir de 2013, sobre la que se mostró "totalmente de acuerdo", en contra de las opiniones vertidas por el Bloc, que considera que la aplicación de esta medida representará un "recorte en un derecho social".

    Tal y como puntualizó Alberdi, la iniciativa debe elevarse aún al Consejo de Ministros y hasta entonces, auguró, el proyecto "contará con todas las matizaciones necesarias en favor del mayor consenso posible".