5 de junio de 2020
8 de abril de 2020

Refuerzan los controles en las carreteras de Baleares para evitar desplazamientos en Semana Santa

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado levantaron este martes más de 600 actas administrativas por desobediencia

Refuerzan los controles en las carreteras de Baleares para evitar desplazamientos en Semana Santa
Un control de la Guardia Civil en carreteras de Baleares este fin de semana. - DELEGACIÓN DEL GOBIERNO IB

PALMA DE MALLORCA, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en coordinación con las Policías Locales del archipiélago, han incrementado los controles en las carreteras de Baleares para evitar desplazamientos innecesarios y traslados a segundas residencias en Semana Santa, en cumplimiento del decreto de estado de alarma para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Así lo ha comunicado este miércoles la Delegación de Gobierno en Baleares, que además ha recordado que el confinamiento domiciliario es "la máxima protección frente a la pandemia del coronavirus".

La Guardia Civil identificó este martes a más de 8.630 personas y 8.000 vehículos en los distintos dispositivos de vigilancia que se activaron en el archipiélago. Mientras, la Policía Nacional, junto a las Policías Locales, supervisaron miles de automóviles y conductores en los cerca de 100 controles que se llevaron a cabo en Palma, Manacor, Ibiza, Ciutadella y Mahón.

De acuerdo con la Delegación de Gobierno, la mayoría de los ciudadanos demostró su respeto y compromiso social con las restricciones decretadas en el estado de alarma para contener la pandemia del coronavirus, salvo casos puntuales.

MÁS DE 600 ACTAS ADMINISTRATIVAS POR DESOBEDIENCIA

Por otro lado, los agentes levantaron este martes 607 actas administrativas por desobediencia en el archipiélago por vulnerar el confinamiento domiciliario. La mayoría de las propuestas de sanción se debieron a ciudadanos que se hallaban en la vía pública sin motivo justificado y no atendían a los reiterados requerimientos de los funcionarios policiales de regresar a sus respectivos domicilios.

En concreto, en Palma 228 personas fueron denunciadas, mientras que en Ibiza, la Guardia Civil de Santa Eulària tuvo que acudir de madrugada a un domicilio de Sant Joan de Labritja donde se estaba celebrando una fiesta y se levantaron actas administrativas por desobediencia a cinco personas que se encontraban allí reunidas.

Las infracciones administrativas detectadas en los últimos días pueden llevar aparejadas multas de 600 a 30.000 euros.