3 de diciembre de 2020
27 de diciembre de 2006

Rodríguez: "No voy al Parlament como un cordero degollado, voy a comérmelos con sopa"

PALMA DE MALLORCA, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Interior y secretario regional del PP en Baleares, José María Rodríguez, dijo hoy: "No voy al Parlament como un cordero degollado, voy a comérmelos con sopa", en referencia a su comparecencia prevista en la Cámara balear el próximo viernes con el objetivo de aclarar su relación con la Operación 'Voramar', y añadió que acudirá a la cita "como un responsable político que merece apoyo, y no de rodillas".

Así lo trasladó Rodríguez a varias personas de su confianza, a las que comentó que durante su comparecencia revelará algunas de las cosas que no ha contado porque "nadie lo ha preguntado", como son el contenido de su agenda del día 27 de noviembre -cuando se hizo pública la Operación 'Voramar'- y la "llamada" que, según dijo, realizó al fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia, el día 29, para decirle que "se están produciendo intervenciones de la Guardia Civil dentro del Ayuntamiento de Andratx".

"¿Fue esto lo que movió al Fiscal Anticorrupción a pinchar mi teléfono?", se interrogó Rodríguez, para responderse a continuación "pues no lo sé, pero desde luego le sentó muy mal que yo dijera que la Guardia Civil estaba actuando sin ningún soporte legal", sentenció el conseller, según han comentado algunas de estas personas a Europa Press.

"De eso te acusan para intervenir el teléfono: por encubrimiento y revelación de secretos", afirmó una de estas personas al conseller, en relación a dicha llamada. A todo ello, Rodríguez se preguntó si por haber llamado al fiscal encubrió a alguien -en referencia al ex alcalde de Andratx, Eugenio Hidalgo- "Es por mi relación con él (Hidalgo)", señaló contundente Rodríguez.

En la conversación con estas personas de confianza, con las que el conseller comentó aspectos del discurso que pronunciará el viernes en el Parlament, Rodríguez planteó la posibilidad de admitir en la Cámara que quizá no se explicó en sus declaraciones anteriores "con suficiente claridad", o no fue todo lo "explícito" que podría haber sido.

"¿Qué tal admitir que te equivocaste?", le preponen a Rodríguez su gente de confianza. "Tienes que ser contundente. Lo de haber estado afortunado está bien, José María, porque empiezas con una dosis de humildad", destacó unas de las personas, a lo que el conseller preguntó buscando el consenso, "¿Todos de acuerdo? De acuerdo", remachó.

Durante la conversación, en la que Rodríguez insistió en que había que reforzar sus primeras explicaciones ofrecidas a la prensa -en las que él dijo que habló con Hidalgo de que era lunes y que estaba en su despacho-, el conseller recalcó que "esa es la verdad" y añadió que "hay que decirlo" porque, si no, "parecerá que es una declaración contraria o que he cambiado la respuesta", concluyó.

Sin embargo, sus interlocutores se mostraron prudentes con el contenido del discurso del conseller, a lo que uno de ellos le advirtió: "Lo que no puede ser es que por una mínima expresión, vuelvas a ser titular de El País".

En relación a la reunión que mantuvo el conseller con Hidalgo dos días antes de que el ex alcalde fuera detenido, uno de los presentes en la conversación afirmó que "hay que incidir mucho en la celeridad de las reuniones porque es ahí donde tenemos el talón de aquiles. Tú lo sabes, pero hay que transmitirlo", señaló dirigiéndose a Rodríguez.

Sobre este mismo tema, le plantearon la necesidad de "justificar cada reunión" mantenida entre él e Hidalgo, a lo que el conseller respondió visiblemente enojado, "¡yo me reúno con quien me da la gana!". Por otra parte, uno de los presentes opinó que también resultaría oportuno "justificar el nerviosismo de Hidalgo".

Haciendo un repaso al discurso, uno de los asistentes hizo también referencia a las explicaciones que dará Rodríguez del encuentro que mantuvieron ese mismo sábado Hidalgo y el presidente del Govern, Jaume Matas, en Consolat de Mar. "Él (Hidalgo) insistió vehementemente en hablar con el presidente, ya que, siempre según él (Hidalgo), la actuación judicial era inminente. Él mismo lo dijo", sugirió esta persona como parte del discurso de Rodríguez.

"Entonces logré convencerle de que si era imputado como él presumía, debía dimitir como alcalde. Imagínense el problema para los ciudadanos si no le convenzo (a Hidalgo de que debería dimitir)", manifestó el mismo asistente, continuando con el borrador del discurso que realizará Rodríguez ante los diputados de Baleares el próximo viernes.

"¿Tienes El Mundo del otro día?", le preguntaron al conseller, "en él te preguntan si mentiste y tú no dices no. Tienes que decir no, en lugar de decir que el final ya está escrito y que tú serás el culpable para mucha gente", subrayaron, tratando de guiar al conseller en su esperado discurso.