20 de agosto de 2019
20 de octubre de 2008

Son Dureta realiza anualmente unas 40 intervenciones quirúrgicas de reducción de estómago por obesidad mórbida

PALMA DE MALLORCA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) - -

Cada año se realizan en el Hospital de Son Dureta entre 30 y 40 intervenciones quirúrgicas por obesidad mórbida, lo que permite a los operados vivir durante más años, mejorando de esta forma su calidad de vida y autoestima.

Según explicó a Europa Press el responsable de Cirugía Endocrina y Cirugía de la Obesidad de Son Dureta, Ramón Salinas García, la obesidad mórbida representa un "grave problema de salud pública", dado que a menudo conlleva enfermedades asociadas -hipertensión, diabetes, complicaciones respiratorias- y principalmente porque disminuye de una manera importante la esperanza de vida de los pacientes.

El porcentaje de población que sufre la enfermedad oscila entre el 0,6 y el 1 por ciento dependiendo de las distintas comunidades autónomas, por lo que la cifra de afectados en Baleares se sitúa en torno a los 10.000, indicó.

Un obeso mórbido, precisó, es aquel cuyo índice de masa corporal (IMC) es superior a 40, que son los pacientes a los que se les es indicada este tipo de cirugía. También es indicada la intervención quirúrgica a aquellas personas cuyo IMC oscila entre 35 y 40 y padecen enfermedades secundarias graves.

"En estos casos la intervención es la solución, porque al poco tiempo de ser operados mejoran de las enfermedades asociadas de su sobrepeso", agregó al respecto.

ÉXITO DE LAS INTERVENCIONES

Desde el año 2000 se han realizado en Son Dureta un total de 220 operaciones por obesidad mórbida -142 personas con un IMC mayor de 50- con unos resultados "excelentes", destacó el doctor Salinas García.

En este sentido, explicó, que la tasa de mortalidad por este tipo de cirugías es del cero por ciento, mientras que únicamente 14 operados -un 7 por ciento- han sufrido algún tipo de complicación quirúrgica en los 30 días posteriores a la intervención, la mayoría son por infección de la herida.

En este punto, señaló que existe cierta desinformación entre la población, puesto que, afirmó, se trata de una cirugía con una mortalidad similar a cualquier otra intervención grave.

Así, los pacientes que cumplen los "criterios para operarse" entran en una lista de espera que ronda los dos años y medio, similar a la de otras comunidades españolas. La complicada salud de los pacientes de obesidad mórbida hace que se conviertan en personas de "alto riesgo" quirúrgico, lo que implica que el protocolo previo a la intervención se prolongue entre una hora y media y dos horas.

La unidad de Cirugía Endocrina y Obesidad Mórbida de Hospital de referencia de Baleares cuenta con cuatro cirujanos, que se encargan de realizar este tipo de intervenciones que únicamente precisan de una "mesa y material especial", explica el doctor. "El objetivo de la cirugía es que el paciente pierda al menos el 50 por ciento del sobrepeso", apostilló.