8 de abril de 2020
29 de mayo de 2014

Prisión provisional con fianza de 8.000 euros para 4 miembros del clan que ocupaba viviendas para alquilarlas

En los registros domiciliarios se intervinieron dos pistolas, munición, armas blancas, cerraduras, 9 vehículos de gama alta y 1.300 euros

   PALMA DE MALLORCA, 29 May. (EUROPA PRESS) -

   La titular del juzgado de Instrucción número 10 de Palma, en funciones de guardia, ha dictado prisión provisional con fianza de 8.000 euros para cuatro de los quince detenidos, miembros de un clan familiar de Palma, conocido con el nombre de los Pelúos, que habían pasado a disposición judicial tras ser detenidos por presuntamente ocupar de forma ilegal viviendas para alquilarlas posteriormente.

   Las casas ocupadas eran alquiladas por una cuota mensual de arrendamiento que oscilaba entre los 250 y 300 euros y que generalmente incluía el consumo de luz y agua, suministrados mediante enganches ilegales. Los otros once detenidos han quedado en libertad provisional, según han informado fuentes judiciales.

   En relación con el clan de los Pelúos, la Policía Nacional ha explicado que anunciaba los pisos mediante carteles en tiendas, farolas o escaparates.

   La investigación comenzó en septiembre del pasado año cuando se tuvo conocimiento de un incremento de casos de ocupaciones ilegales de inmuebles en la ciudad de Palma de Mallorca. Las primeras investigaciones constataron que una organización, compuesta por varios miembros de un clan de etnia gitana conocido como 'Los Peludos', se dedicaba a la usurpación de bienes inmuebles con el fin de alquilarlos.

   La forma de actuar de este clan era similar en todos los casos, localizaban los inmuebles vacíos y acto seguido derribaban la puerta y colocaban una nueva cerradura.

ALQUILERES BARATOS

   Tras acondicionar el piso con mobiliario y con los suministros básicos, agua y luz mediante enganches ilegales, se anunciaban mediante carteles en tiendas, farolas, escaparates o por el "boca a boca", ofertando alquileres a bajo precio, entre 250 o 300 euros. Las personas que contactaban con los miembros de la organización solían ser inmigrantes con escasos recursos económicos o desempleados.

   La operación, denominada "Kicker", se ha saldado con 19 detenidos, miembros de la organización, acusados de organización criminal, estafa, tenencia ilícita de armas, amenazas, coacciones y defraudación de fluido eléctrico y se han realizado diez registros domiciliarios, nueve de ellos simultáneos, en distintos barrios de Palma de Mallorca.

   La investigación, de la que no se descartan nuevas detenciones, ha sido llevaba a cabo por agentes adscritos a la Comisaría del distrito Centro de la Jefatura Superior de las Islas Baleares.