26 de abril de 2019
21 de junio de 2014

Un total de 26 jóvenes saharauis han participado en el proyecto Madrasa de Escola en Pau

PALMA DE MALLORCA, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un total de 26 jóvenes saharauis han participado en el proyecto Madrasa de Escola en Pau y este sábado han recibido un diploma por parte de la directora general de Cooperación e Inmigración, Antònia Maria Estarellas.

Según ha informado la Dirección General, el Govern ha aportado 30.000 euros al desarrollo de este proyecto, que tiene como objetivo dar apoyo a estos jóvenes para que continúen su formación de primaria, secundaria, formación profesional o universitaria.

El proyecto Madrasa consiste principalmente en un programa de acogida de niños y jóvenes procedentes de los campamentos de refugiados del Sáhara Occidental en Tindouf. La finalidad es que estudien en condiciones adecuadas y, así, mejoren su derecho de acceso a la educación y las expectativas de futuro de sus familias y de su pueblo.

"Otra vertiente importante del proyecto son las actividades de sensibilización, que se hacen para que los jóvenes mantengan su lengua, la cultura y los vínculos con sus familias. Así, durante el año académico realizan cursos de lengua y cultura árabe y durante las vacaciones de verano estos jóvenes retornan obligatoriamente a los campamentos con sus familias", ha indicado Estarellas.

Además, la directora general ha reiterado el apoyo del Ejecutivo balear a Escola en Pau y ha recordado y agradecido "el carácter solidario de la sociedad balear que, históricamente siempre se ha implicado con esta causa".

A finales de este mes, los niños de Escola en Pau volverán a los campamentos de refugiados durante las vacaciones académicas.