27 de mayo de 2019
16 de mayo de 2010

Un total de 403 trabajadores de Baleares, uno de cada 1.072, declaró una enfermedad profesional durante el 2009

Las dolencias provocadas por la fatiga e inflamación en hombros, codos y manos, fueron las que más se declararon en las islas

PALMA DE MALLORCA, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Un trabajador de cada 1.072 asalariados de las islas declaró durante el pasado año sufrir una enfermedad profesional, cifra que sitúa a la comunidad a la cola -en la duodécima posición- en cuanto a las regiones españolas que menos declaran estas dolencias, con un total de 403 en 2009.

Según el 'Informe de las enfermedades profesionales de enero a diciembre de 2009' elaborado por UGT, existen amplias diferencias entre el número de dolencias declaradas en función de cada autonomía, lo que pone en evidencia la "poca sensibilidad" de algunas comunidades en esta materia, indicaron fuentes del sindicato a Europa Press.

Así, por ejemplo, mientras en Navarra se declara una enfermedad por cada 160 trabajadores, por otro lado, en Ceuta y Melilla sólo se declararon una por cada 6.783 trabajadores, o Andalucía, con una por cada 2.906. Estas cifras sitúan al país con un total de 16.850 enfermedades declaradas, es decir, una por cada 929 asalariados.

En concreto, en las islas, el 86 por ciento de las enfermedades profesionales que tuvieron lugar el pasado año se produjeron a consecuencia de agentes físicos, el 8 por ciento fueron dolencias de la piel causadas por alguna sustancia, el 3 por ciento por la inhalación de ciertos agentes y, las restantes, a raíz de agentes químicos o biológicos.

Así, el mayor número de enfermedades declaradas (220) en Baleares fueron a consecuencia de posturas forzadas y movimientos repetitivos en el trabajo. De esta manera, hubo 132 en codos y antebrazos, 50 dolencias en muñecas y 41 en hombros. A continuación, se situaron las parálisis de los nervios debido a presión. No obstante, no hubo que lamentar ninguna causada por un agente cancerígeno.