8 de diciembre de 2019
  • Sábado, 7 de Diciembre
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 25 de junio de 2009

    Un total de 78 familias de Baleares logran mejorar sus relaciones gracias a un programa piloto del Govern

    Se espera que a partir de 2010 los servicios municipales puedan prestar este servicio

    PALMA DE MALLORCA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Un total de 78 familias del archipiélago balear participaron en un programa experimental de competencia familiar y mejoraron sus habilidades y capacidades a la hora de afrontar los problemas cotidianos, iniciativa que tuvo un resultado positivo y, por tanto, se espera que a partir del año 2010 sea una prestación de carácter técnico de los servicios municipales.

    La consellera de Asuntos Sociales, Promoción e Inmigración, Fina Santiago, indicó que este programa posee un destacado componente de prevención y detalló que las 78 familias -de Palma, Inca, Felanitx, Manacor, Son Servera, Eivissa, Maó y la Mancomunitat del Pla- representan un total de 107 padres y 79 hijos.

    Así, en cada hogar se actuó durante 14 semanas, en 28 sesiones en las que primero se trabajó con los padres e hijos por separado y, posteriormente, conjuntamente. Algunos de los temas tratados fueron la comunicación, el establecimiento de límites, la resolución de problemas, las habilidades sociales o las recompensas, entre otros.

    Los resultados del programa evidenciaron, indicó Santiago, una mejora en la comunicación familiar, el mantenimiento del interés, un perfeccionamiento de la organización del hogar y un incremento de la cohesión entre padres e hijos.

    Asimismo, se produjeron otros cambios como un mayor reconocimiento positivo de los padres hacia sus hijos cuando hacen algo bien, una mejora de los sistemas de apoyo, una disminución de la agresividad entre los hermanos, y una mejora de la concentración, autoestima y empatía.

    Además de las sesiones, los participantes disfrutaron de unos servicios complementarios como guardería, espacios de confidencialidad con los formadores -cuatro educadores y un coordinador-, lugares de encuentro e incentivos que facilitaron una confianza mutua y ambiente positivo para el buen desarrollo del programa.

    El programa, puesto en marcha por la Conselleria y el Grupo de Investigación y Formación Educativa (Gifes) de la Universitat de les Illes Balears (UIB), nació en Estados Unidos con el objetivo de dirigirlo a las familias problemáticas. No obstante, en Baleares serán todos los hogares beneficiarios de los servicios sociales los que se podrán favorecer de esta iniciativa, con la única condición de que tengan sus necesidades económicas básicas cubiertas.