26 de septiembre de 2020
14 de enero de 2009

La Unidad de Madres de Palma, la primera de España, recibe hoy a sus primeras diez internas acompañadas de sus hijos

Los reclusos en tercer grado se incorporarán al CIS a partir del lunes 26 de enero, a su vuelta del permiso de fin de semana

PALMA DE MALLORCA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Madres de Palma de Mallorca, que es la primera de su categoría que abre en España, recibió hoy a sus primeras diez internas acompañadas de sus hijos, mientras que se encuentran pendientes de traslado otras cuatro reclusas del Centro Penitenciario de la capital balear, para las que se está preparando la documentación necesaria para que puedan ser transferidas de una instalación a la otra.

Así lo manifestaron a Europa Press fuentes de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, que precisaron que, del total de 16 presas de la cárcel de Palma con hijos pequeños, una se encuentra próxima a salir en libertad y otra está pendiente de juicio y, además, ya ha dado a conocer su intención de ceder a su hijo a su familia, para que sea criado extramuros, por lo que tampoco será trasladada.

Las primeras diez madres fueron trasladadas bajo custodia a la nueva unidad --pionera de las cinco que se prevé abrir en esta legislatura-- y llegaron al centro a lo largo de la mañana, mostrando inicialmente "estupefacción", aunque se vieron "gratamente sorprendidas" al comprobar algunas novedades en las nuevas instalaciones respecto a su destino anterior, sobre todo, que se vea la calle desde las ventanas.

Allí fueron recibidas por la subdirectora general de Tratamiento y Gestión Penitenciaria, Concha Yagüe, que se encuentra desde ayer en Palma, y quien las orientó sobre las características de la Unidad de Madres. Yagüe permanecerá aún varias jornadas en el centro para colaborar en su puesta en marcha, ya que es una de las impulsoras de esta experiencia y, anteriormente, dirigió cárceles convencionales.

Las primeras madres que llegaron a la unidad pasaron el control y la asignación de habitaciones, para a continuación tomar su primera comida, en medio de la sorpresa que les provoca aspectos como que los habitáculos sean más grandes que una celda, que pueden abrir y cerrar las puertas por sí mismas, que además son normales y no blindadas. La curiosidad se extendió también a sus hijos, perplejos ante el cambio, comenta Instituciones Penitenciarias.

TERCER GRADO EN UNA SEMANA

Este centro, que comparte un solar de 9.000 metros cuadrados en el Polígono de Llevant de Palma con el Centro de Inserción Social (CIS), que también dirige Juan Fernando Díaz --ex director de la cárcel de Palma--, tiene capacidad para una veintena de reclusas acompañadas por hijos menores de tres años de edad, y cuenta, entre otras particularidades, con consulta de pediatría propia.

Por su parte, el CIS empezará a recibir a sus primeros usuarios el lunes 26 de enero, ya que se deberán dirigir a él la mitad de los 117 reclusos en tercer grado con que cuenta actualmente el Centro Penitenciario de Palma, a su vuelta del permiso habitual de fin de semana; mientras que el resto realizará la misma operación una semana más tarde. En total, tiene capacidad para atender a 300 usuarios, repartidos entre 150 habitaciones dobles dotadas de baño.

Cabe señalar que la unidad de madres de Palma es una de las pioneras de su clase en el mundo, y ella se unirán otras cuatro en distintos puntos del país a lo largo de la presente legislatura, según la 'Actualización del Plan de Amortización y Creación de Centros Penitenciarios 2005-2012'.