23 de septiembre de 2019
29 de septiembre de 2018

USO pide al Govern y al Consell que garanticen la terapia a los 84 niños autistas de Gaspar Hauser

USO pide al Govern y al Consell que garanticen la terapia a los 84 niños autistas de Gaspar Hauser
AYUNTAMIENTO DE MADRID - ARCHIVO

PALMA DE MALLORCA, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Enseñanza en USO Baleares ha pedido este sábado tanto al Govern como al Consell de Mallorca que "busquen soluciones" para garantizar la terapia continuada a los 84 niños autistas en los centros de atención primaria de Gaspar Hauser.

Según han indicado en un comunicado, el Govern "debe priorizar el interés de los menores ya que en este tipo de terapias los profesionales se convierten en referentes para esos niños y puede ser muy perjudicial para ellos cambiárselos".

Por ello, desde USO solicitan a la Conselleria de Servicios Sociales que "busque una solución" para que, tanto los trabajadores como los pacientes, puedan continuar con la labor de terapia.

La gerencia de los centros de Gaspar Hauser ha traslado a USO que se está intentado conseguir autorización que les permita seguir atendiendo a los niños con autismo (TEA), "que hasta ahora reciben sesiones de atención temprana en los gabinetes.

Sin embargo, desde la Federación ha señalado que el IMAS obliga a todos los centros a disponer de una cédula de habitabilidad del edificio donde se van a ofrecer los servicios, en este caso atención temprana.

"El problema es que los centros de Gaspar Hauser forman parte de edificios antiquísimos cuya documentación de licencia es muy complicada de conseguir", han asegurado desde USO.

De este modo, consideran que es una "paradoja" que estos edificios públicos de atención a pacientes no dispongan de esta cédula de habitabilidad para estos servicios.

Así, USO ha sostenido que la situación que genera esta falta de autorización "es grave" y exige garantía por parte de la Conselleria de Asuntos Sociales.

Por otra parte, han exigido que se paguen "los retrasos de las nóminas de cerca de 80 trabajadores de esos centros, unas exigencias que este viernes también manifestó la Federación de Empleados de los Servicios Públicos de UGT (FESP-UGT), antes de ofrecer un servicio gratuito a menores autistas para el que no tiene autorización.