18 de agosto de 2019
11 de enero de 2009

El 55 por ciento de irlandeses está a favor del Tratado de Lisboa

El 55 por ciento de irlandeses está a favor del Tratado de Lisboa
REUTERS

DUBLÍN, 11 Ene. (Reuters/EP) -

La mayoría de los irlandeses estaría dispuesta a dar el "sí" en el segundo referéndum para la aprobación del Tratado de Lisboa, según un último sondeo divulgado hoy que indica que un 55 por ciento de los encuestados estaría dispuesto a respaldar el texto sucesor de la fallida Constitución europea.

En la anterior encuesta realizada por el mismo grupo, publicada el pasado diciembre, sólo un 39 por ciento se mostraba a favor del tratado de reforma, mientras que un 37 por ciento rechazó su aprobación. En el sondeo actual, sólo un 30 por ciento de los preguntados mostró su negativa a la adopción del texto. El porcentaje de indecisos también ha descendido del 24 por ciento al 15 por ciento.

El rechazo de Irlanda al Tratado de Lisboa ha ralentizado seriamente los esfuerzos de integración. Un segundo referéndum podría desbloquear el proceso, máxime cuando el primer ministro irlandés, Brian Cowen, aseguró que Dublín ha asegurado las concesiones necesarias en materia de neutralidad militar, política impositiva y derechos laborales para volver a votar sobre el texto, que podría tener lugar a finales del próximo mes de octubre.

"Nuestra primera y única consideración es nuestro interés nacional y creo que es importante que cumplamos con las obligaciones como miembros de la Unión Europea y que trabajemos con el resto de colegas en encontrar una solución para todos en la Unión", declaró a la prensa el 'Taoiseach' durante una visita a Francia realizada a principios del pasado mes de diciembre .

Cowen insistió en que "se está avanzando" pero que todavía no se ha tomado "ninguna decisión". "Tenemos que seguir discutiendo con el resto de colegas", recalcó sin querer avanzar por dónde se orientará la posible salida al atasco institucional. Asimismo, se mostró satisfecho con la actitud de la presidencia francesa y con los esfuerzos que todos los socios europeos están haciendo para "entender" las preocupaciones irlandesas.