Abandonar su país, la única salida para dos de cada tres niños y jóvenes migrantes

El 44 por ciento de los menores entrevistados por UNICEF emprendieron solos el viaje

Abandonar su país, la única salida para dos de cada tres niños y jóvenes migrantes
7 de diciembre de 2018 REUTERS / HANNAH MCKAY

MADRID, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los menores que migran a otros países lo hacen en su mayoría forzados por las circunstancias, según un sondeo del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) que revela que a dos de cada tres no les quedó más remedio que emprender un viaje de circunstancias inciertas, en su mayoría por situaciones de conflicto, guerra o violencia.

Con motivo de la Cumbre del Pacto Mundial para la Migración que tendrá lugar la próxima semana en Marrakech, UNICEF ha expuesto las "alarmantes" conclusiones de una encuesta que realizó a casi 4.000 niños y jóvenes --de entre 14 y 24 años-- refugiados y migrantes.

'El derecho a ser oído: Escuchar a los niños y jóvenes en tránsito' pone sobre la mesa las lagunas existentes en materia de apoyo y servicios para jóvenes desarraigados, así como los retos y privaciones a los que se enfrenta este colectivo en su complicada travesía hacia una vida mejor.

Un 67 por ciento de los encuestados afirman que se vieron obligados a abandonar su país, un 57 por ciento debido al conflicto y a la violencia, según UNICEF, que cifra en el 44 por ciento la proporción de niños y jóvenes que emprendieron su viaje solos.

En este sentido, el 38 por ciento no han recibido ayuda de nadie, ya sea la familia, los amigos o las instituciones, y la mayoría han quedado sin apenas acceso a los servicios más básicos. A la falta de educación --un 58 por ciento admite que ya ha perdido al menos un curso-- se suma una mala atención sanitaria, hasta el punto de que uno de cada dos reconoce no haber visto un médico cuando lo necesitaba.

"ACOSTUMBRADA AL SUFRIMIENTO"

"Estoy acostumbrado al sufrimiento, y ahora lo veo como algo normal", afirma un joven migrante de Kenia que pone voz a historias que parecen compartidas. Para otra joven nigeriana, "lo más duro es la discriminación" de quienes "te humillan por un plato de comida o por un techo".

El director de Datos, Investigación y Políticas de UNICEF, Laurence Chandy, ha instado a "escuchar y trabajar con estos niños que se juegan la vida" y que también están dispuestos a hablar de sus propias "necesidades y vulnerabilidades". "La migración es inevitable, pero el peligro y la discriminación que sufren los niños refugiados y migrantes no tiene por qué serlo", ha señalado.

Los países, ha añadido Chandy, "tienen la oportunidad de hacer que la migración sea segura", razón por la cual ha defendido la importancia del pacto que se suscribirá en Marrakech, el primer acuerdo intergubernamental sobre un enfoque común de todas las dimensiones de la migración.

El responsable de UNICEF ha defendido que "el Pacto Mundial constituye un 'manual operativo' para las autoridades locales y nacionales sobre buenas prácticas y enfoques que benefician a los niños desarraigados", por lo que ha llamado a tomarlo como base para emprender reformas de distinta índole.

La agencia de la ONU ha reclamado a las autoridades que proporcionen a los niños y jóvenes refugiados y migrantes servicios esenciales, como la educación y la atención médica, así como a reforzar la cooperación transfronteriza para proteger sus derechos en las distintas etapas del viaje.

También ha llamado a involucrar a estos jóvenes en las discusiones para el futuro y a invertir para que haya datos desglosados sobre los movimientos y el bienestar de este colectivo.

Contador

Últimas noticias